Miguel Ángel Violan, autor del libro El métode Guardiola (escrito en catalán), nos relata su admiración por el jefe del FC Barcelona, que a través de su método demuestra que la vida es esfuerzo, sacrificio, autoexigencia y hacer un trabajo bien hecho.

Las condiciones influyen, pero por supuesto también la suerte: "Lo que anda bien puede andar mal después, y lo que va mal también puede cambiar". Sabemos que los resultados deportivos siempre pueden cambiar.

Afirma el entrenador: "Somos fuertes en la medida que lo son nuestros valores". Mantener los valores cívicos es lo que hace que hasta ahora el equipo obtenga los resultados deseados, es lo que los hace fuertes en la derrota y satisfechos en la victoria.

Pep Guardiola nos demuestra que los valores son la llave del éxito. Como entrenador de fútbol, se basa en que "la actitud es el método", demostrándonos a través de su experiencia que su método es un camino digno de seguir.

Asimismo afirma, "No se puede obtener el éxito sin entender los propios valores". Guardiola es un líder que convence a través de su ejemplo y la pasión por lo que hace, demostrando "querer lo que se hace y hacer lo que se quiere".

Son los hábitos los que crean un método y por supuesto a un buen líder. Podríamos afirmar que Guardiola más que un método, él mismo es "el método" a través de su personalidad y confianza: demuestra que con esfuerzo todas las metas se pueden lograr.

Ha sabido poner en práctica tres condiciones que favorecen el éxito, basándose en obtener el éxito en cualquier actividad humana cuando se trabaja en equipo.

  • La primera condición: conseguir que cada uno de los integrantes del grupo confíe en sus propias habilidades.
  • La segunda: descubrir cuáles son las cualidades óptimas en el grupo.
  • Y la tercera: hacer que cada una de las partes entienda que el éxito personal es potenciado gracias al reconocimiento y la aceptación de las habilidades de los otros.
Se dice popularmente que "ningún viento es favorable para aquel que no sabe a dónde va". Guardiola tiene las ideas muy claras, siendo ésta su gran virtud para dirigir el equipo.

¿El Obama Catalá?

De vez en cuando se dice que Pep Guardiola es el Obama Catalá, y razones no faltan. Los dos son personajes de la actualidad, suficientemente jóvenes, elegantes, deportivos y grandes comunicadores. En cualquier caso, generan confianza y transmiten fe, emergen de una situación de crisis y son percibidos como dignos de confianza. Éstos son los atributos más difíciles de conseguir y más fáciles de dañar.

Los mensajes de este dirigente deportivo con una excelente formación mediática, facilitan los titulares de la prensa, argumentando con precisión y lógica sobre los temas de actualidad. "Generar y mantener confianza es uno de los puntos más fuertes de Pep Guardiola". Aun cuando concede entrevistas, las ruedas de prensa del Barça han dado un giro de calidad desde la llegada de éste joven de Santpedor.

En resumen, analizar el éxito del jefe del primer equipo del FC Barcelona se debe gracias a las terapias de crecimiento personal impartidas a su equipo, debido a que el método Guardiola en realidad no existe, es sólo un recurso literario que reúne la excelente gestión del equipo del Barça.

Los resultados obtenidos del equipo demuestran que Pep Guardiola no tiene un método. "El método" es el mismo Guardiola que gracias a su actitud y autenticidad ha sido capaz de crear su propio modelo de aprendizaje, impartiendo sus propios valores al equipo, trabajando con esfuerzo y confianza logrando alcanzar sus metas propuestas.