Alguna vez los lobos estuvieron ampliamente distribuidos en casi todos los hábitats del mundo, excepto en las selvas tropicales. Sin embargo, hoy el lobo gris mexicano está en peligro de extinción y ocupa una mínima fracción de su antiguo territorio a causa de la falta de conciencia y respeto a las especies.

Los lobos en la mente de los pueblos

A lo largo de la historia el lobo ha sido un personaje principal en mitos y leyendas de todo el mundo. La gran mayoría de las historias lo enmarcan como símbolo de la sabiduría y la fuerza, dentro del misterio de lo espiritual.

También en las antiguas civilizaciones europeas existen historias en las que el lobo ha sido un personaje importante y respetado, como en el mito de la creación de Roma, en el que un par de gemelos abandonados fueron amamantados por una loba que les salvó la vida.

Dentro de la tradición cultural europea los lobos son relacionados con las fuerzas oscuras de la naturaleza y los seres de la noche como brujas, vampiros y demonios. En los cuentos infantiles y las fábulas, los lobos suelen aparecer de noche evocando con su singular aullido los malos presagios.

La tremenda carga simbólica que ha acompañado a los lobos a lo largo de su existencia tal vez ha contribuido al surgimiento de prejuicios acerca de su papel de depredador máximo dentro de las comunidades del bosque templado, y la razón por la cual ha sufrido la crueldad del ser humano en todo el mundo, pero principalmente en América del Norte.

Distribución histórica y actual del lobo mexicano

Por miles de años los lobos fueron los segundos animales terrestres más ampliamente distribuidos después de los seres humanos. Su fuerza, inteligencia y comportamiento en jauría les permitieron extenderse desde el Ártico hasta México y convertirse en depredadores exitosos.

La distribución histórica de los lobos en México ocupa los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Durango, Zacatecas, Aguascalientes, San Luis Potosí, el Bajío y la Mesa Central, llegando incluso hasta Oaxaca.

Al paso del tiempo, el hombre fue dependiendo cada vez más de la ganadería y con esto surgió la antipatía hacia los lobos. De este modo la especie fue disminuyendo de forma acelerada y en la actualidad el lobo mexicano está representado por algunos ejemplares en cautiverio en zoológicos y encierros especiales en Estados Unidos y en México.

Situación actual del lobo mexicano: peligro de extinción

La guerra contra los lobos ha durado aproximadamente 300 años, a principios del siglo XX este animal casi había desaparecido de la mayor parte de Estados Unidos y México.

Los lobos mexicanos se encuentran actualmente en peligro de extinción en todo su rango de distribución original. Sin lugar a dudas la principal razón de su desaparición es la excesiva campaña de exterminio que se entabló en su contra a partir de la década de 1950 en México, ya que se le consideró enemigo principal de la ganadería y otras prácticas humanas. La fragmentación, degradación y destrucción de su hábitat natural, así como la disminución acelerada de poblaciones de animales de los cuales se alimenta, sólo se añaden como causas secundarias a este proceso.

Estado de conservación del lobo mexicano

Después de las campañas de erradicación llevadas a cabo por los gobiernos de México y Estados Unidos, la población de lobos disminuyó de forma alarmante y por esa razón se creo un Comité Internacional para la recuperación del lobo mexicano, que efectúa esfuerzos cooperativos por propiciar la reproducción de esta especie en cautiverio.

En el año 2000 se reportaron aproximadamente 200 lobos mexicanos en cautiverio, 48 en México y 155 en Estados Unidos, que son producto de este programa internacional para la recuperación de la especie, mismo que enfrenta una situación controversial para liberarlos en su hábitat histórico.

El lobo mexicano está enlistado como especie Extinta en la NOM-059-ECOL-2001 publicada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Aunque no existen reportes de poblaciones viables en vida libre, especialistas en manejo de fauna silvestre consideran que existen grupos pequeños o parejas de estos animales dispersos en las zonas serranas del norte de México.

CONCURSO JUNIO