La noche del jueves 16 de marzo, Chile se paralizó viendo en el noticiario de Canal 13 a su personaje televisivo más importante, Don Francisco. Fue una entrevista de 20 minutos en la estación que ha emitido por más de 40 años sus programas, luego que se confirmara que el test de ADN del Servicio Médico Legal chileno determinó que no es el padre del comerciante Patricio Flores.

Supuesto hijo de Don Francisco

Al parecer, el hombre de 43 años, quien había demandado al animador ante la justicia civil, pedirá una contramuestra. Sin embargo, la renuncia del abogado de Flores parece dar la razón a Mario Kreutzberger, nombre real del animador chileno, famoso por su programa Sábado Gigante en toda Hispanoamérica.

Flores sostenía que su madre, Rosa Mundaca, le confesó, cuando ella estuvo al borde de la muerte, que era el fruto de una relación sostenida con Don Francisco en 1967. En la entrevista de Canal 13 el animador reiteró que no recuerda a la mujer.

Causa criminal por intento de corrupción a funcionarios del servicio médico

Mientras todo parecía calmarse para Don Francisco, pasaba a segundo plano un tema que está en la justicia criminal. Hubo un intento fallido de soborno a un funcionario del Servicio Médico Legal para que cambiara las muestras del animador. Recién comienza la investigación, a cargo de la Fiscalía Centro Norte de Santiago de Chile.

Cientos de páginas de diarios y medios electrónicos, así como múltiples despachos en radio y televisión se dedicaron a la prueba de paternidad, parte de una causa civil, pero en el ámbito penal debe determinarse quién es el responsable del intento de corrupción de un trabajador de un servicio público que apoya al Poder Judicial y que depende del Ministerio de Justicia chileno.

En Chile hay casos aislados, y no se quiere llegar al caso de otros países latinoamericanos, como Brasil, donde el soborno es parte de un estilo de vida y ha llegado a altas autoridades.

Familias judías involucradas en el caso

La demanda data de octubre de 2010, pero el lunes 14 de marzo Emol.com lanzó una exclusiva: un bioquímico, Luis Velásquez, contactó al funcionario Luis Chacana para que cambiara la muestra de sangre de la estrella de televisión.

Todo fue confirmado por el doctor Patricio Bustos, director del Servicio, quien dijo que cuando Chacana le contó lo ocurrido, unos 15 días antes de la publicación, de inmediato puso una denuncia en la Fiscalía Centro Norte de Santiago.

Otra nota de Emol.com señala que Velásquez trabaja en un laboratorio que es propiedad de un conocido de un pariente político de Kreutzberger. En la cadena de personas entre el animador y el bioquímico hay nombres de familias judías, comunidad de la que Don Francisco es el miembro más conocido en Chile. La justicia deberá evitar caer, entonces, en sospechas de racismo.

Para Kreutzberger es un tema sensible, pues su padre, Erick Kreutzberger, fue un sobreviviente de los campos de concentración nazis en Alemania y Polonia.

Antigua demanda por acoso sexual

Don Francisco ha sido el hombre más importante de la televisión chilena, por sobre todo por ser desde 1978 el principal motor de la Teletón chilena, dedicada a financiar la rehabilitación de niños discapacitados.

Su popularidad había permanecido intacta hasta el 17 de agosto de 1994, cuando fue acusado de acoso sexual laboral por una exmodelo de Sábado Gigante, en Estados Unidos.

Ana Isabel Gómez declaró ante la justicia estadounidense que el animador la habría intentando violar en las inmediaciones del hotel Sheraton de Miami en 1989. La investigación nunca terminó porque se llegó a un acuerdo extrajudicial.

Polémica por gastos de Teletón con exsenador chileno

Un segundo golpe mediático contra Don Francisco provino de Chile, cuando, en noviembre de 2003, el exsenador democratacristiano Jorge Lavandero denunciara que, aparentemente, gran parte del dinero recaudado iba para artistas, producción de la Teletón y Kreutzberger.

Esto fue refutado por el animador, ejecutivos de la Fundación Teletón y hasta por el presidente del Senado de la época, el también democratacristiano Andrés Zaldívar. Lavandero había atacado la obra que hizo de Don Francisco sinónimo de solidaridad en Chile.

A fines de 2004, Lavandero arremetió de nuevo, pero la controversia se cerró bruscamente, cuando en enero de 2005 el programa de reportajes Contacto, de Canal 13, mostró al senador en presuntas prácticas de abuso sexual infantil, hasta entonces un tabú en la televisión chilena.

El parlamentario perdió su cargo y fue condenado por la justicia criminal a cinco años de cárcel en junio de 2005. Su credibilidad se fue al suelo y con ello sus denuncias contra Kreutzberger.

El desafío de la justicia penal

Podría ser parte de la crisis del periodismo en Chile. Los tabloides y programas de televisión orientados a la “farándula” (prensa del corazón y escándalos de famosos) han dedicado grandes espacios a la supuesta paternidad de Don Francisco, pero no han ahondado en el proceso penal por supuesta corrupción.

Está en juego la imagen de Chile, que aparece como uno de los países mejor evaluados de Iberoamérica en transparencia. En este caso, lo más oscuro de la historia de Don Francisco debe aclararlo el fiscal José Morales. Tendrá que establecer cómo ocurrió el intento de soborno en el Servicio Médico Legal y quiénes son los reales responsables.