No vamos a hablar de presupuestos, sino de los juegos más cotizados en toda la historia de los videojuegos. O para ser más exactos, del juego más caro de la historia: Nintendo World Championship.

Nintendo World Championship es un cartucho de la Nintendo NES, del cual sólo existen 116 unidades: 90 de color gris, como son la inmensa mayoría de los juegos de NES, y 26 dorados. Estos son los más cotizados.

Para hacerse una idea: el último cartucho dorado a la venta se vendió por 17.500 dólares. Los cartuchos en su versión gris están tasados en unos 5.000 dólares.

La competición

Pero para conocer un poco más la historia de este cartucho debemos remontarnos al año 1990 y a Estados Unidos, lugar donde se celebró una competición para ver quién era el mejor jugador de videojuegos. Esta competición se basaba en la película The Wizard.

La competición dividía a los concursantes en tres grupos de edad: menores de 11 años, menores de 17 y mayores de 18. Los jugadores tenían 6 minutos y 21 segundos para competir en tres minijuegos y conseguir la máxima puntuación.

El primer minijuego se basaba en recoger 50 monedas en el Super Mario Bros. El segundo, en superar una prueba especial en el juego de coches Rad Racer. Y el tercero consistía en una partida al Tetris hasta que se acabara el tiempo o bien se perdiera. Los dos primeros minijuegos estaban modificados para que el jugador no pudiera perder ninguna vida.

En total ocho rondas donde sólo llegarían los mejores a la final. Así, en 30 localidades se hicieron las competiciones con hasta grupos de 50 personas jugando a la vez. Los siete mejores pasaban de ronda y se enfrentaban en otra partida y así hasta un cara a cara entre los dos mejores. Todo hasta que hubiera un ganador por localidad.

Los finalistas

Después, en los estudios Universal se hizo una nueva competición siguiendo los mismos patrones entre los mejores de cada una de las localidades, hasta que quedaran los ganadores de cada grupo de edad. De forma extraoficial se hizo después una competición entre esos tres ganadores.

Lo semifinalistas y finalistas se llevaron varios regalos, incluidos una copia de estos cartuchos, en los cuales también tuvo mucho que ver la revista Nintendo Power. Una particularidad de estos cartuchos radica en que contienen en su parte frontal un interruptor para así limitar el tiempo de juego.

De los 26 cartuchos dorados, sólo 12 están localizados. De los otros 14 no se sabe nada, así que... quién sabe si tienes alguno guardado en tu trastero y con él la ayuda que necesitas para pagar la hipoteca.

Nintendo siempre se ha caracterizado por contar con otros tantos juegos clásicos que son auténticas joyas, os iré contando más sobre estos juegos próximamente.