La violencia doméstica no afecta solo a las mujeres, aunque es menor el número de fallecidos, también hay hombres que sufren en sus carnes los maltratos causados por sus parejas.

Igualdad de género en el trabajo

Maltratar a una persona no solo consiste en el maltrato recibido a manos de sus parejas, las mujeres reciben otro tipo de maltrato en algunos puestos de trabajo.

En pleno siglo XXI todavía se puede encontrar empresarios que teniendo en el mismo puesto y con las mismas características a un hombre y a una mujer, el varón recibe un sueldo más elevado que su compañera solo por el hecho de ser hombre.

Pero las mujeres no solo reciben diferencias en el sueldo. Hay muchos empresarios que a sus empleadas les dan menos o ninguna oportunidad para ascender y muchos contratan a las mujeres para puestos de menos responsabilidad.

Tipos de violencia doméstica

Hay una variedad de maltratos pero estos cuatro que se describen aquí debajo son los más comunes.

  • El maltrato físico es la conducta que lleva al uso de la fuerza produciendo una lesión en el cuerpo de la víctima, pero también está incluido en este grupo el llamado “maltrato de obra” que consiste en no dejar señal en el cuerpo de la víctima. El maltrato físico va desde un simple empujón a una lesión a algún órgano interno.
  • El maltrato psicológico no es visible a diferencia del físico y es muy difícil de demostrar. Muchas víctimas no lo ven como un maltrato sino como un aspecto de la identidad de su agresor. Se caracteriza por conductas que atentan contra la integridad física y emocional de la víctima. Se considera maltrato psicológico todas aquellas acciones que dañen la autoestima de la víctima.
  • Cuando el agresor fuerza a la víctima para realizar un acto sexual contra la voluntad de la víctima se llama maltrato sexual.
  • El maltrato económico consiste en restringir el acceso a la economía familiar, a disponer de un trabajo o de educación. A causa de esto la víctima se ve obligada a permanecer junto al agresor al no tener medios.

Qué hacer ante un acto de maltrato

Cuando mantienes una relación con una persona de la cual estas enamorad@, a la víctima le cuesta darse cuenta de que está sufriendo un maltrato.

En muchos casos, la familia y los amigos de la víctima son los que ven el problema antes que la víctima y son ellos los que consiguen que abra los ojos. No importa quién se dé cuenta antes, lo importante en casos de violencia doméstica, es apoyar, dar calor y seguridad a la víctima, no solo para que tenga valor para denunciar a su agresor sino para conseguir que se reponga lo antes posible.

La mayoría de las veces no basta solo con el apoyo de los seres queridos. En muchas ocasiones, la víctima sale de ese maltrato con una muy baja autoestima. Por ello es importante que la víctima visite a un psicólogo.

Pero todo esto no funciona si no se ponen los medios necesarios para que el agresor no vuelva a maltratar a la víctima.

Instituciones y oficinas de ayuda a la mujer en España

El Instituto de la Mujer dispone de un número gratuito donde proporcionan información para la mujer. Este es el número al que tanto la víctima como sus familiares o amigos pueden llamar: 900 19 10 10 y en su página web.

La oficina de asistencia a las víctimas es un servicio ofrecido por el ministerio de justicia. Su primera función es: informar a la víctima sobre la denuncia, ayudas económicas y recursos sociales. La otra función consiste en ofrecer tratamiento médico, psicológico y social. En su página web se podrán encontrar las direcciones y los números de teléfono de las diferentes oficinas.

Se dispone de diferentes medios para poder salir de una relación en la que hay un maltrato de algún tipo, por ello nadie tiene que vivir sometido a otra persona. Lo mejor es buscar ayuda y consejo al primer signo de maltrato.