El éxito de los vaqueros como icono sociocultural y de moda, se produce en Norteamérica en la segunda mitad del siglo XX; pero tiene algunos precedentes, alguno de ellos en Europa, donde los marineros genoveses, utilizaban unos pantalones realizados con una tela de algodón llamada “sourge de Nimes”, procedente de dicha población francesa, que resultaban cómodos y resistentes y no entorpecían los movimientos en el agua. Hoy los conocemos como “denim”.

La invención del pantalón vaquero

En la norteamérica del siglo XIX Jacob Davis y Levi Strauss, un comerciante que suministraba toldos y lonas en las zonas mineras de California, se asocian para crear un pantalón que cubriese las necesidades de los mineros. Estos pantalones llevarían los remaches metálicos que aún hoy son distintivos en esta prenda.

Icono de moda

Pero es a partir de los años 50 del siglo XX, cuando adquiere un significado más profundo y dejará una huella indeleble, asociando los jeans con el mito del cine James Dean que en la película Rebelde sin causa, encarnó el arquetipo de joven atormentado e inconformista ansioso de libertad.

En la vida real, él sintonizaba con esta imagen; no es difícil imaginarle con sus vaqueros, su cazadora, un cigarrillo colgado de los labios y su insolencia. Su vida fue como una de sus célebres frases, “vive rápido, muere joven, y deja un bonito cadáver". Cuando murió tenía 24 años.

Desde entonces los jóvenes utilizaban esta prenda que se puso de moda, pero para aquella juventud fue un soplo de aire fresco. Nunca antes una prenda había conseguido conectar de una manera tan profunda con un sector de la sociedad que los llevaban con orgullo, conscientes de ese halo de malditismo con el que se lo empezó a asociar. En algunos locales estaba prohibida la entrada con esta prenda.

El movimiento hippie

Fue en los años 60 y 70, cuando se produjo la auténtica revolución social abanderada sobre todo por el movimiento hippie, decidido a conquistar la libertad sin pedir permiso a nadie, que adoptó el vaquero como una parte imprescindible de su atuendo en consonancia con su actitud.

Fueron años en los que algunos colectivos, con su lucha pacífica en la calle provocó un cambio en la mentalidad colectiva. Para la posteridad han quedado sus conocidos eslóganes, como “haz el amor y no la guerra”, repetidos por la gente que acudía masivamente a manifestarse contra la guerra de Vietnam.

El movimiento que fuera bautizado como flower power, vaticinó la llegada de una forma de actuar basada en la experimentación (con drogas), pero abierta también a oriente y a las enseñanzas místicas y espirituales a través del yoga.

También tuvieron mucha importancia los movimientos feministas, en los que las mujeres reivindicaban sus derechos y empezaron a exigir la igualdad. La quema de sostenes en esa época fue un modo de protesta pacífica contra las desigualdades por razón de sexo y el machismo imperante.

Icono cultural

El idilio entre los pantalones vaqueros y la cultura musical se fraguó desde el primer momento, sobre todo entre los grupos de rock que en los años 60 y 70 protagonizaron un fenómeno social fundamentado en el rechazo a los convencionalismos, el inconformismo y la provocación.

Grupos como The Doors, Rolling Stone o Sex Pistols entre otros hicieron de éstas reglas que regían el mundo musical en aquellos años su modus vivendi y se acuñó esa conocida frase “sexo, drogas y rock and roll”que sintetizaba una época de excesos y que iría unida para siempre a la música.

El suicidio o la trágica muerte de algunos músicos como es el caso de Jim Morrison (The Doors), no hacía sino engrandecer el mito alrededor de su persona y se construían leyendas ilusorias con la vana esperanza de que siguieran vivos, como si no pudieran morir por el hecho de haber conseguido la inmortalidad musical.

Son llamativos en este aspecto los casos de Jim Morrison, (hay varias versiones de su muerte), del que dice la leyenda que en realidad no murió, sino que habría sido un montaje con el fin de desvanecerse y llevar una vida anónima. Ray Manzarek componente del grupo alimentó en cierta medida esta teoría al decir que si Jim hubiera llevado ese plan a cabo, habría conseguido llevarlo adelante.

Y el de Elvis Prestley, del que cada cierto tiempo se comenta que ha sido visto en algún lugar determinado. Cada año el aniversario de su muerte, es un día especial para sus seguidores que visitan su tumba en Graceland.

En este contexto se produce un fenómeno imitativo en el que la gente de a pie se identifica con los grupos musicales, con estilos concretos, en los que buscan la conexión más allá de la mera apariencia física, considerándolo un determinado modo de vida. Entre ellos destacan los punkies, heavies y rockeros.

Prenda Universal

Esta prenda ha sido testigo de grandes cambios sociales y culturales a través del tiempo, ha sido adoptado y adaptado en los diferentes momentos adquiriendo características particulares que hace que se perciban como algo más que un pantalón, han adquirido un halo mítico.

Representa como ninguna otra los cambios que se han producido en cuanto a vestimenta en la sociedad, reflejando en los diferentes diseños y modos de llevarlos los años que lleva a cuestas.

Aunque ha perdido parte de su identificación con la rebeldía y el inconformismo que eran parte de su identidad, ha ganado en versatilidad, convirtiéndose en una prenda universal que ha roto moldes y superado barreras culturales, religiosas y de género.