El Hinduismo es una forma diferente de entender la vida, para ellos es un ciclo que se repite a sí mismo y la historia humana tiene poca importancia. Tienen swamis (maestros) y gurús (guías espirituales). Adoran a 330.000.000 de dioses, pero dicen que es un sistema monoteísta. Los hindúes hablan de un solo Dios; los diferentes dioses y diosas son los poderes y funciones de Brahmán (alma), el Dios supremo.

De los 700.000.000 de adeptos, la mayoría vive en India y son vegetarianos porque creen que los animales tienen alma. La vaca es sagrada y aunque muchos mueren de hambre, la dejan vagar libremente por las calles. En casi todo hogar hay un rincón o una habitación entera donde se adora al dios favorito de la familia. Un dios bastante popular es el dios con cabeza de elefante. Se le ora especialmente pidiendo buena fortuna.

Hace 3.500 años se adoraba a la Gran Diosa Madre que se representaba con figuras femeninas embarazadas, pero después apareció el dios varón. En él se puede ver su órgano sexual erecto y está rodeado de animales. Rinden culto al lingam (pene) y yoni (vagina) de Siva, dios de la fecundidad y de su esposa.

Dentro del Hinduismo se distinguen otras religiones más chicas: el Sikhismo(religión de reforma), que comenzó a principios del siglo XVI tomando lo mejor del Hinduismo y del Islam, para formar una religión unida. Tiene 17.000.000 de seguidores; y el Jainismo, (la religión de la no violencia), que comenzó en el siglo VI a.C. y tiene 4.000.000 de adeptos. Llevan una vida de abnegación y respeto por todos los seres.

En el Hinduismo como en otras religiones, hay conceptos básicos que influyen en el pensamiento y la conducta diarios. Un concepto es el Ahimsa (no violencia) por el que fue tan famoso Mahatma Gandhi (1869-1948). Veneran animales como las vacas, culebras y monos.

El sistema de castas

Un aspecto universalmente conocido es el Varna, o sistema de clases. Originalmente había 4 castas principales basadas en las partes del cuerpo de Purusa, la figura paternal de los orígenes de la humanidad. La casta superior se originó en la boca, los gobernantes o guerreros en los brazos, los mercaderes y agricultores en los muslos y los trabajadores en los pies.

Hoy en día, las castas se multiplican a casi toda profesión y artesanía en la India. Estos niveles mantienen a cada persona en su nivel social pero también racial, ya que las tres primeras castas son arios (pálidos) y la cuarta es gente de color (aborígenes).

El Karma

Es el principio donde cada acción tiene sus consecuencias y determina la existencia del alma cada vez que reencarna, ya sea en humano, animal o vegetal. El objetivo final de la fe hindú es lograr Moksa, la liberación del alma de la rueda de renacimientos y diferentes existencias. Para eso hay 4 caminos: karma yoga (acción), jnana yoga (conocimiento), bhakti yoga (devoción) y rajá yoga (posturas especiales, respiración y repetición rítmica de fórmulas de pensamiento). El acontecimiento más importante en la vida de un hindú es la muerte.

Los dioses

Aunque tienen millones de dioses, hay 3 favoritos que forman una tríada: Brama el Creador, Visnú el Preservador y Siva el Destructor. Esos 3 dioses son parte del Ser que creó el universo (Brahmán), identificado con la sílaba sagrada OM. También tienen su diosa suprema: Kali, una diosa que se deleita en los sacrificios sangrientos.

Su río sagrado es el Ganges, al que le dan 108 nombres distintos. Se bañan en él para quitar los pecados, liberar, purificar, limpiar y sanar a los creyentes.

Sus Escrituras

Sus escritos más antiguos son los Vedas, una colección de oraciones e himnos donde se habla de las doctrinas del Samsara (trasmigración del alma) y del Karma (creer que lo que se ha hecho en una existencia anterior es la causa de su situación actual). Otro grupo de escritos son los Puranas, largas historias alegóricas con mitos de diosas y dioses hindúes.

El Hinduismo declara que el hombre tiene un alma (por lo tanto esa alma se reencarna), en cambio en la Biblia se dice que el hombre es un alma (por lo tanto cuando muere se termina la vida). Para el hindú el cielo y el infierno son lugares intermedios de espera antes de que el alma pase a su siguiente reencarnación.

Algunos elementos de la enseñanza hindú como el karma y las injusticias del sistema de castas, han hecho que algunos pensadores cuestionaran la validez de esa fe. Una persona que dudó de ella fue Siddarta Gautama, quien en 560 a.C. estableció una nueva fe que no prosperó en la India pero floreció en otros lugares. Esa nueva fe fue el Budismo.