Con el objeto de formar parte del exquisito club de la red mundial de geoparques dependientes de la UNESCO, la Isla del Hierro tiene ya todo preparado para presentar su candidatura a finales de este año 2012. Para ello cuenta con el total apoyo, tanto del conjunto de la sociedad herreña, como de todas las empresas privadas e instituciones públicas de la isla; ya que todos saben que este nuevo paso tiene como objetivo primordial la dinamización socioeconómica de la isla sin que ello implique, a su vez, nuevos recursos.

Que es un Geoparque

Si nos atenemos estrictamente a la definición que da la propia UNESCO, ya en 1999 esta prestigiosa organización internacional quiso aunar bajo el nombre de Geoparque a todos aquellos territorios que comprendían uno o más sitios de gran importancia no solo científica, si nos atenemos a sus aspectos geológicos, sino también, en virtud de su valor arqueológico, ecológico y cultural.

Este título de Geoparque representa sobre todo una verdadera alternativa para aquellos territorios pequeños o aislados, de límites bien definidos y con unas características muy concretas, ya que les permiten compartir las mejores prácticas relacionadas con la conservación y el mantenimiento geológico, así como su plena integración en las diversas estrategias de desarrollo sostenible de cada zona. El patrimonio geológico único de estos espacios protegidos supone, además, un gran atractivo para el turismo ecológico.

Para ello, claro está, dichos territorios han de contar con una serie de requisitos nada desdeñables como el contar con un cierto número de parajes geológicos que deben destacar en términos de calidad científica, singularidad, valor estético y didáctico. Precisamente en España existen actualmente siete geoparques o espacios naturales que ostenta dicha categoría: los andaluces de Cabo de Gata-Níjar, de la Sierra Norte de Sevilla y de las Sierras Subéticas, los aragoneses del Parque Cultural del Maestrazgo y de Sobrarbe, el extremeño Villuercas-Ibores-Jara y el vasco de la Costa Vasca.

Los principios por los que se rigen los Geoparques europeos

Una de las características principales de los Geoparques europeos es que funcionan en forma de red, colaborando estrechamente entre sí, de tal forma que, dicha unión e intercambio de información y experiencia, les permite que cada territorio se beneficie de las medidas conjuntas de protección y gestión del propio patrimonio geológico.

Para ello, desde su creación, se puso como objetivo la protección de la geodiversidad, así como el promover el patrimonio geológico hacia un público masivo, y apoyar el desarrollo económico sostenible de los diversos territorios de los distintos geoparques; utilizando para ello una herramienta importantísima: el turismo geológico.

Conocedores de que dicho turismo es hoy en día una fuente de ingresos para dichos territorios se quiso dejar asentado unos determinadas normas y principios para evitar que dichos territorios se fueran deteriorando con el tiempo; para ello se estableció que la validez del certificado de Geoparque no fuese ilimitado; de hecho, cada socio es evaluado cada cuatro años, de tal forma que se estudiará y valorará muy especialmente la conservación del medio natural.

Lo que aporta la isla del Hierro a este proyecto de Geoparque

Se puede decir sin ánimo de exagerar que la isla más pequeña del archipiélago canario es la aspirante ideal a esta certificación geológica porque su territorio dispone de una riqueza geológica solo comparable con su belleza paisajística, y que tras las distintas erupciones volcánicas que se han producido recientemente en la isla, más concretamente en el Mar de las Calmas, se ha adquirido una experiencia impagable no sólo en la difícil gestión de la emergencia, sino también en otros ámbitos referidos a la concienciación y a la educación medioambiental.

Por otra parte, es un hecho demostrable y contrastado, de que en el Hierro existe un modelo de desarrollo basado principalmente en el aprovechamiento sostenible de los distintos recursos isleños. De hecho, “La isla del Meridiano” es un territorio ultraperiférico, que constituye todo un modelo mundial por su respeto por el medioambiente y por su ejemplo como modelo de desarrollo sostenible.

Por otra parte, este reconocimiento constituirá una oportunidad única para promover la dinamización económica de la isla, así como serviría de plataforma de promoción y proyección turística a nivel internacional. Todo serían ventajas; ya que, además, potenciaría la imagen de la isla desde un punto de vista turístico, así como podría beneficiarse de la colaboración de una red de trabajo de captación de recursos, así como de programas marco de las distintas partidas financiera de la propia UNESCO.