La Expedición Malaspina 2010, la primera expedición de circunnavegación a escala planetaria organizada por España, que partió el 12 de diciembre de 2010 desde el puerto murciano de Cartagena (España), para dirigirse a Cádiz, desde donde inició su aventura el 15 de diciembre, llegará a su fin el 14 de julio de 2011, cuando llegará al puerto de Cartagena (Murcia), el buque de investigación oceanográfica Hespérides.

Aunque no será ese el final de su labor, ya que las más de 70.000 muestras de agua, plancton y aire, que trae a bordo el buque, darán trabajo durante muchos años a diversos equipos multidisciplinares de científicos, que tratarán de desentrañar sus secretos.

Cuando llegue a España, el buque oceanográfico Hespérides, habrá realizad la primera expedición a escala planetaria, junto al también oceanográfico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Sarmiento de Gamboa, que está estudiando de forma exhaustiva el océano Atlántico.

Un viaje de 42.000 millas náuticas por tres océanos y cuatro continentes

En esta larga expedición , los dos oceanográficos, Hespérides y Sarmiento de Gamboa, habrán recorrido en total cerca de 42.000 millas náuticas, habrán recogido más de 70.000 muestras científicas de aire, agua y plancton, a lo largo de 350 estaciones de muestreo, que han realizado en tres océanos: Atlántico, Pacífico e Índico, tras arribar y visitar 4 continentes.

El proyecto Malaspina 2010, habrá generado un volumen de información superior a los 5500 GB, entre datos e imágenes, almacenados en los laboratorios que llevan a bordo estas naves. A todos estos datos tendrán acceso, en el futuro, científicos de diversas áreas del conocimiento, así como estudiantes, tanto españoles como extranjeros.

En esta expedición científica, que rememora y celebra el 200 aniversario de la muerte de Alejandro Malaspina (1754-1810), que fue el director de la primera expedición científica española global realizada entre 1789 y 1794, el buque Hespérides y el Sarmiento, recorren el mundo con el ambicioso objetivo de investigar el cambio climático global, en la considerada mayor campaña oceanográfica española de la historia.

Objetivos ambiciosos: estudio del cambio climático, biodiversidad y formación científica

Además los investigadores que viajan a bordo de los buques de investigación oceanográfica Hespérides y Sarmiento de Gamboa, han descubierto durante esta campaña, nuevos genes y microorganismos hasta ahora desconocidos. También han recogido muestras del agua marina para estudiar la radiación nuclear emitida por la accidentada central nuclear japonesa Fukushima, tras el terremoto y el maremoto sufrido por Japón el 11 de marzo de 2011.

Los científicos que viajan a bordo de estos buques tienen como labor principal conseguir aunar la investigación científica del impacto del cambio global en el ecosistema del océano, a la vez que exploran su biodiversidad, particularmente en el océano profundo.

Este trabajo lo deben hacer compatible con la formación de jóvenes investigadores, así como con el fomento de las ciencias marinas y la cultura científica en la sociedad.

Todo ello lo han logrado al estructurarlo en torno a esta expedición oceanográfica de circunnavegación, desarrollada a bordo del Buque Oceanográfico Hespérides y del Sarmiento de Gamboa, en los que además intentarán realizar después un inventario resolución,

Equipo multidisciplinar formado por militares y científicos de varias áreas

Además de las dotaciones del Hespérides y el Sarmiento de Gamboa, participan en este proyecto de la Expedición Malaspina, 400 investigadores, agrupados en 27 grupos de trabajo, que se relevan en cada puerto.

Integrado por un equipo muy competitivo e interdisciplinar, incluye desde oceanógrafos físicos, oceanógrafos químicos, geoquímicos, biogeoquímicos, químicos ambientales, paleoceanógrafos, biólogos marinos, historiadores e incluso comunicadores de la ciencia.

Denominada, “'Expedición de Circunnavegación Malaspina 2010: Cambio Global y Exploración de la Biodiversidad del Océano Global', en ella participa también la Armada Española, con el BIO "Hespérides", y el Real Observatorio de la Marina.

Además forman parte de este proyecto 7 organismos que dependen del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto Español de Oceanografía, 16 Universidades, el Museo Nacional de Ciencias Naturales, el Museo Naval, el Real Jardín Botánico, la fundación BBVA, así como otros organismos privados y públicos nacionales e internacionales.

Financiada por el Ministerio de Ciencia, CSIC, IEO, AZTI, Universidades y la Fundación BBVA

Este enorme proyecto está financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, a través del programa Consolider-Ingenio 2010, aunque también cuenta con el apoyo financiero del CSIC, la institución que lidera el consorcio, el IEO, AZTI y las Universidades de Cádiz y Granada.

La financiación de este proyecto, cifrada en 6 millones de euros, sin embargo no incluye ni los costes de los buques, ni el de sus tripulaciones, así como tampoco el tiempo que dedicarán los investigadores que participan en él. Por todo ello, su coste total se estima que será cercano a los 17 millones de euros.

A ello habrá que sumarle también otros beneficios, pues la Expedición Malaspina 2010 supondrá la oportunidad para que jóvenes investigadores se formen en oceanografía. En este proyecto se han integrado además cinco programas de postgrado en un módulo de formación, que incluye el Programa de Doctorado Expedición Malaspina Fundación BBVA-CSIC, que financian ambas instituciones.

Finalmente, este programa también realizará actividades docentes a bordo del Sarmiento de Gamboa, que actuará como un buque escuela durante la etapa Miami- Las Palmas.