El Consejo de Ministros ha aprobado un paquete de medidas dirigido a reducir el déficit público. Las dos medidas principales para conseguirlo son la reducción del gasto farmacéutico y una reforma parcial del actual Impuesto de Sociedades. El Gobierno cree que esta última medida permitirá al Estado ingresar unos 2.500 millones de euros incrementando los pagos a cuenta a las empresas más grandes.

Adelantar los pagos a cuenta del Impuesto de Sociedades

En la actualidad, todas las empresas que dan beneficios están obligadas a realizar tres pagos fraccionados a cuenta del Impuesto de Sociedades de cada ejercicio fiscal, que se realizan en los meses de octubre, diciembre y abril. Estos pagos se compensan cuando se hace la liquidación del impuesto, lo que tiene lugar en el mes de julio, siempre que el ejercicio fiscal de la empresa coincida con el año natural.

La reforma del Impuesto de Sociedades aprobada por el Gobierno consiste en elevar a las grandes empresas el porcentaje de sus pagos fraccionados, de tal manera que Hacienda obtendrá más dinero por anticipado. El cambio afecta a las empresas de grandes dimensiones con una facturación superior a seis millones de euros al año. Dichas empresas no pagarán más impuestos, ya que el tipo de tributación será el mismo que hasta ahora, pero sí lo harán antes.

La CEOE y el PP se oponen a la reforma del Impuesto de Sociedades

La patronal de empresarios CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) se ha mostrado contraria a la medida al considerar que el adelanto del pago de impuestos resta capacidad financiera a la empresas y más en este momento de crisis económica en la que es más difícil conseguir créditos por parte de las entidades bancarias. En este sentido, la CEOE ha asegurado que España es la única gran economía de la Unión Europea en la que los bancos apenas dan crédito a las empresas, especialmente a las de pequeña y mediana dimensión.

Al Partido Popular tampoco le ha sentado bien la medida, ya que consideran que de esta manera el Gobierno que salga ganador en las elecciones de noviembre de 2011 recaudará menos gracias a esta reforma que el líder de la oposición, Mariano Rajoy, ha calificado de "tropelía fiscal".

La Ministra Salgado defiende su reforma

Por su parte, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, ha asegurado que esta reforma supone tan solo un pequeño esfuerzo para los grandes empresarios, con algunos de los cuales dice haber consultado la medida. Salgado ha pedido una mayor responsabilidad ciudadana en estos momentos de crisis y ha recordado que las grandes empresas soportan un tipo de tributación nominal que está por debajo del 30% y en algunos casos del 20%.

Según la Agencia Tributaria, las grandes empresas tienen un tipo efectivo en el Impuesto de Sociedades más bajo que el resto en relación al tipo medio al que tributan.

Además, Hacienda recuerda que el tipo medio del Impuesto de Sociedades para el conjunto de empresas disminuyó en 2008 en un 1,1%.

Existen dos formas para realizar los pagos fraccionados a cuenta del Impuesto de Sociedades: aplicando un 18% sobre la cuota íntegra del último impuesto liquidado, o según los resultados reales que la empresa esté teniendo durante el ejercicio. Las pequeñas empresas pueden optar por cualquiera de los dos métodos, pero las grandes solo pueden acogerse a la segunda opción. En este caso, el porcentaje a aplicar es del 21%.

Esta reforma parcial del Impuesto de Sociedades se mantendrá en vigor hasta 2013, el período de tres años que el Gobierno considera necesario para ajustar el déficit.