Pese a lo que respecto a su existencia pueda estar actualmente esgrimiéndose, Wikipedia no sólo constituye una manifestación de la existente revolución y democratización del conocimiento humano, sino también un medio a través del cual dicho proceso puede llegar a consolidarse. Y de ahí, precisamente, la trascendencia de su continuidad.

Conociendo Wikipedia

La también considerada primera enciclopedia online comenzó a funcionar en enero de 2001 con 20.000 artículos escritos en 18 idiomas, y actualmente acumula más de 14 millones escritos en 271 idiomas diferentes. Es uno de los proyectos colaborativos de la Fundación Wikimedia, una organización sin fines de lucro que se dedica a alentar el crecimiento, el desarrollo y la distribución de contenido libre, multilingüe, y proveer el contenido de sus proyectos de forma gratuita.

De hecho, la escritura colaborativa de las personas o editores que en algún momento la conformaron y siguen haciéndolo, ha logrado que sea uno de los 15 sitios más visitados del mundo; existiendo hasta el momento aglutinados más de 3.117.000 artículos en inglés, más de 989.000 en alemán, más de 883.000 en francés, más 656.000 en polaco, más de 633.000 en italiano, o más de 538.000 en español.

Particularidad que sin embargo viene siendo lo que más conflictos le está provocando, no sólo por la naturaleza de algunos de los contenidos publicados sino también por la autoría atribuida a los mismos; además de altercados relativos a las particularidades y consecuencias de la publicación de ciertos temas, entre otros asuntos controversiales que en la actualidad se están suscitando en torno a la primera enciclopedia digital.

Una de las controversias actuales en torno a Wikipedia

Como por ejemplo los resultados de una investigación liderada por el español Felipe Ortega del grupo Libresoft de la Universidad Rey Juan Carlos, según los cuales Wikipedia está sufriendo un descenso notable de editores si “cuantificamos la capacidad de retención de editores”, puesto que los datos que desde ahí se manejan “hacen referencia al número de editores activos cada mes del global de editores de que dispone la enciclopedia”.

Algo que según Ortega es “perfectamente compatible”, ya que puede producirse un descenso en el número de editores disponibles y “que la cifra de editores activos cada mes esté más o menos estabilizada”. Una tendencia que si bien se detecta desde hace un par de años, no es preocupante ahora mismo pero que podría serlo en el futuro de seguir manteniéndose.

Perspectivas y otras explicaciones

Con todo el número de lectores sigue aumentando, y las perspectivas son todavía más alentadoras si consideramos la existencia de más de mil temas sobre los que los internautas han pedido que se publique alguna entrada y sobre lo que nadie ha escrito nada todavía. Para lo cual, los que a ello aporten tendrán que atenerse a los criterios más rigurosos de política editorial introducidos hace poco.

Pero pesará también el surgimiento de sitios web parecidos, como por ejemplo Suite101.net, en los que sus colaboradores tienen la opción de generar ingresos mediante los accesos que los lectores hagan a la publicidad existente en los artículos que publiquen; lo que no pasa en Wikipedia.