Minutos antes de que Lanús reciba a All Boys por la decimosexta fecha del Torneo Clausura, dos grupos antagónicos pertenecientes a la hinchada de Lanús se enfrentaron en las inmediaciones del estadio con armas de fuego, dejando como saldo un muerto (Daniel Sosa, de 21 años) y cinco heridos (Walter Zárate, Mario Saracho, Daniel Villalba, Leonardo Borda y Ramiro Fernández, este último fugado del hospital). Además, hubo nueve barrabravas detenidos, a los que se le capturaron tres armas de fuego de distintos calibres, alojados en la Comisaría 2º de Lanús, imputados por "homicidio, intento de homicidio, y tenencia ilegal de armas".

Sin embargo, este no fue el único hecho, ya que, como viene sucediendo desde que asumió la presidencia del Club Atlético Independiente, a fines de 2011, Javier Cantero le está haciendo frente a su barra, justamente la mas poderosa en los últimos tiempos en la República Argentina, ya que es la misma que lideró la ONG bautizada Hinchadas Unidas Argentinas, sustentada por el kirchnerismo para ser la hinchada oficial de la Selección Argentina en el Mundial de Sudáfrica 2010. Pero esto no le salió gratis al máximo mandatario de los rojos, ya que se sucedieron innumerables amenazas, entre ellas la sufrida por el vicepresidente segundo Claudio Keblaitis o la dirigida a la escuela de la institución, ya que perdieron la banca a la que estaban acostumbrados.

Para no ser menos, en el otro lado de la vereda la violencia también dijo presente: tras caer derrotados en el clásico contra Boca Juniors, hinchas de Racing Club mantuvieron un diálogo con Federico Santander y Giovanni Moreno, en el cual el atacante colombiano habría sido apuntado durante mas de media hora con un arma en una de sus piernas, advertido de truncar su carrera deportiva en el caso de que no emigre de la entidad mas popular de Avellaneda.

Peleas internas, la nueva modalidad

Lejos parecen haber quedado las épocas en que los hechos violentos en los estadios de fútbol en Argentina se limitaban a los choques entre hinchadas rivales de diferentes cuadros, que, si bien también era repudiable, se podía entender desde el lado del folclore, debido a la extrema pasión que se vive en esta parte del mundo.

No obstante, durante la última década, de la mano de la "profesionalización" de las barras, que fueron entrando cada vez mas en el multimillonario negocio que hay detrás de la pelota, los sucesos feroces se trasladaron a hinchas del mismo cuadro, que, en el afán de adueñarse del beneficio económico, sumado a una lucha de egos, dejaron marcas de las que casi ninguna tribuna estuvo exenta.

Una de las batallas internas mas recordadas fue la protagonizada por Los Borrachos del Tablón, de River Plate, que, luego de ser el aliento nacional en Alemania 2006, desataron una serie de riñas, que desencadenó en el asesinato de Martín Gonzalo Acro, fallecido el 9 de agosto de 2007, tras largas horas de agonía.

Fue por ello que, tanto los hermanos Alan y William Schlenker, como Ariel Luna, Rubén Pintos y Pablo Girón fueron condenados a cadena perpetua por el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 15, constituyendo el fallo mas grande en hechos referidos a la violencia en el fútbol.