El fin del mundo genera debate entre los partidarios de esta teoría- generalmente corrientes de índole espiritual- y quienes se oponen, encabezados por gran parte de las ciencias duras.

Este asunto ha sido tratado por culturas ancestrales, por las religiones, por corrientes espirituales y por importantes filósofos. El mundo de las ciencias asegura que estas ideas apocalípticas son conjeturas basadas en interpretaciones mal hechas o sencillamente adaptadas a beneficio propio.

La cultura maya ha aportado conocimiento en diversas áreas y hoy en día su supuesta predicción del fin del mundo para el 21 de diciembre de 2012 sale a la palestra.

El científico Sven Gronemeyer de la Universidad La Trobe en Australia publicó hace unos días un estudio sobre jeroglíficos mayas. En esta investigación se atribuye la fecha del supuesto fin del mundo al regreso del dios Bolon Yokte lo que no tendría nada de apocalíptico.

La astrónoma Beatriz García- del Centro Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina- descarta de lleno el supuesto fin del mundo augurado por el calendario maya: “En ninguna parte hacen referencia alguna al fin del mundo (…). Probablemente para los mayas el fin de una era estuviera relacionado con un recomienzo del mundo, pero entendido en términos culturales (…)”, explica.

La ciencia tendría razón en sus críticas al supuesto fin del mundo, pero no se puede obviar el evidente aumento de los desastres naturales que han acontecido en los últimos tres años a nivel mundial. Este incremento de fenómenos naturales habría sido anunciado por los mayas, por otras culturas indígenas y por reconocidos adivinos como la antesala del apocalipsis.

Las catástrofes naturales y su relación con el fin de los tiempos

La cantidad de terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas, huracanes y toda clase de manifestaciones de la Tierra han hecho pensar hasta a los más escépticos en la remota posibilidad de que las teorías apocalípticas pudieran tener razón. Una de ellas busca explicarlas desde una perspectiva astronómica.

Janae Weinhold publicó un artículo donde relaciona eventos astronómicos a algunas de las teorías apocalípticas. La Tierra estaría cumpliendo el fin de un ciclo cósmico, el que estaría marcado por desastres naturales propios de este fenómeno de transición. Estos desastres obedecerían- en parte- a fenómenos de alineación planetaria.

Hace unos meses el cometa Elenin y su cercano paso por la Tierra sacaron a la luz una serie de supuestos que achacaban el origen de varios terremotos ocurridos estos últimos años a alineaciones planetarias. Por ejemplo, los sismos que afectaron a Nueva Zelanda, a Chile y a Japón habrían coincidido con este fenómeno.

Así también algunos partidarios de la teoría del fin del mundo aseguraron que este cometa era el mítico Nibiru, supuesto planeta que chocaría con la Tierra marcando el fin de los tiempos.

A ojos de la ciencia estos eventos astronómicos no tienen ninguna relación ni con la ocurrencia de desastres naturales ni con Nibiru. “En ningún caso pueden predecirse con exactitud grandes catástrofes naturales. En el caso de grandes meteoritos sí pueden calcularse distancias y recorridos de los mismos y lo cierto es que ese riesgo hoy no existe”, explicó el científico de la NASA David Morrison.

Los adivinos más certeros y sus profecías del final de los tiempos

Nostradamus y Parravicini son dos hombres reconocidos por la certeza en la mayoría de sus predicciones y ambos habrían pronosticado lo que será el fin de los tiempos.

Nostradamus vivió en el siglo XVI y es hoy en día uno de los adivinos más reconocidos. El martes negro de Estados Unidos, la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki, el atentado a las Torres Gemelas y el tsunami del 2004 en Indonesia fueron algunas de sus profecías.

Respecto al final de los tiempos Nostradamus coincide con la interpretación de las profecías mayas que hablan de un período de cambio que empezaría el 21 de diciembre de 2012.

Benjamín Solari Parraviccini fue un pintor y escultor argentino que murió en 1974. Se caracterizó por la utilización de la psicografía o dibujos proféticos para develar hechos que estaban por acontecer. Entre sus profecías más destacadas está el rol de Fidel Castro en Cuba, la llegada de Hitler al poder y el atentado a las Torres Gemelas.

En lo relativo al final de los tiempos Parravicini sostiene que este vendrá precedido por desastres naturales, guerras y un caos total.

Teorías sobre el fin del mundo hay muchas y si bien la mayoría coincide en eventos catastróficos como preámbulo- los cuales se han dejado notar en estos últimos años- no existe evidencia científica para determinar su veracidad.