Las personas solemos pasar de 6 a 8 horas promedio durmiendo diariamente, tiempo nada despreciable, pues representa cerca de la tercera parte de nuestra vida.

Dentro de la filosofía del feng shui es durante el sueño que la gente se encuentra por un lado, en su estado más vulnerable, y por otro, en el más receptivo con respecto al qi o energía vital. En ambos sentidos, la posición de la cama, sus elementos, y entorno en general, tienen gran repercusión en lograr o no, un buen descanso, un sueño reparador y una buena vitalidad y salud.

Las horas de sueño y la energía vital o qi

De acuerdo a la tradición china, las horas de sueño son las horas en que una persona se encuentra en estado receptivo o yin, estado en que se absorbe más fuerza vital o qi del entorno. Es también durante el sueño en que al dejar de estar alerta la persona se haya más vulnerable, por eso, son varias las recomendaciones para lograr una debida protección y sacar el mejor provecho de las horas de sueño.

Como acomodar la cama dentro de una habitación

Un primer aspecto que se debe de tomar en cuenta a la hora de elegir la posición de la cama, es que su ocupante quede debidamente “arropada”. Lo cual significa que debe estar lo más alejada de los puntos por donde puede irrumpir una amenaza. Por esta razón, se recomienda que la cama no quede de frente o de costado a la puerta de entrada de la habitación.

La cama no debe de dar además, de frente o de costado a la puerta del baño, en particular si el escusado queda a la vista, ni tampoco de ventanas y espejos que ocupen una posición tan baja que el cuerpo quede a su nivel. Esto a razón de que se consideran espacios por donde se fuga el qi. Luego, dormir cerca de una ventana tan baja expone a la persona a enfriarse, acarreándole igual un resfriado que otras alteraciones de salud.

Una última consideración con respecto al acomodo de la cama es que esta debe seguir, en caso de que las haya, la misma dirección de las vigas expuestas del techo, Ya que en caso contrario, se considera que éstas actúan como una especie de cuchillo energético. Por esta misma razón la cama no puede encontrarse bajo una sola viga, aunque esta se encuentre en el mismo sentido.

El feng shui y la orientación de la cabecera de la cama

Ahora bien, simultáneamente se debe de cuidar que la cabecera de la cama quede orientada en la dirección que resulte más favorable, lo cual tiene relación con el elemento que más predomina en la persona: si es el fuego, se orienta al sur; si el agua, al norte; si la madera, al este; y si es el metal, al oeste. Una persona donde predomina la tierra deberá orientarse por su parte al norte.

Aunque lo usual es que se determine el elemento de acuerdo a la fecha de nacimiento, esto representa una forma de hacerlo muy a la ligera y es más conveniente que alguien con suficiente formación realice un análisis de la personalidad, del perfil físico y de las tendencias en las alteraciones de salud; con objeto de determinar en forma más acertada el elemento que le predomina.

Como pocas veces se puede encontrar un especialista en este sentido, existe una alternativa al respecto. El qi fluye en primer orden de norte a sur en la tierra (de allí la orientación de la brújula) y luego de este a oeste (por el giro de la tierra); así que de cualquier modo resulta siempre favorable orientar la cabecera al norte o en su defecto al este.

El feng shui y las características de la cama

En el feng shui se recomienda además que el lugar donde se duerme mantenga altura sobre el piso y que la cama no guarde objetos en la parte baja, esto con el fin de no quedar al nivel de los pies de nadie y para que el cuerpo energético que se expande no encuentre obstáculos.

En el caso de las literas, se considera que el que ocupa el lugar de arriba tenderá a ejercer dominio sobre el de abajo, por lo que, si no es posible eliminarlas, la solución es rotar de vez en vez las posiciones de sus ocupantes.

Es también recomendable que las camas siempre tengan una cabecera sólida, ya que esto no solo da simbólicamente protección a la cabeza, si no que la aleja también de paredes frías.