Las ranas están presentes en todo el mundo con excepción de la Antártida. La mayoría de las especies no tolera el agua salada por lo que no sobreviven cuando son transportadas de una isla a otra por plantas a través del océano. Son muy diversas en las zonas tropicales y subtropicales. En general miden entre 2 cm y 12 cm, aunque hay excepciones como Phyllobates limbatus de 1 cm de largo y la rana Goliat cuya longitud es de casi medio metro, comentan Robert L. Dorit, Warren F. Walker, Jr. y Robert D. Barnes en Zoology.

Además de lo expuesto en la citada obra, un artículo publicado en PLOS ONE en el año 2012 hace referencia a un ejemplar de dimensiones aun menores a Phyllobates limbatus. Se trata de Paedophryne amauensis, de 7,7 mm de longitud, descubierto en Papúa Nueva Guinea.

Las ranas y sus cuerpos bien estructurados

La característica más importante es la estructura corporal que poseen para saltar. El astrágalo y el calcáneo están estirados y con el fémur, la tibia y la fíbula forman otro segmento que les da a las patas traseras la habilidad para el salto. Por otra parte, la columna vertebral es corta, muy poco flexible, con diez vertebras y el coxis, que también ayudan en el salto, según Richard G. Zweifel en Encyclopedia of Reptiles and Amphibians.

Diversas formas para ambientes diferentes

Estos animales presentan adaptaciones en sus cuerpos según el ambiente en el que vivan. Por ejemplo, los ejemplares arborícolas (familia Hylidae) tienen la punta de los dedos de las extremidades delanteras y traseras agrandadas y transformadas asemejándose a almohadillas adhesivas que les sirven para escalar. Además, sus ojos están ubicados de tal forma que les permiten ver hacia adelante, abajo y arriba. Otros ejemplares de esta familia que viven en regiones semi áridas poseen ojos ubicados bien arriba en la zona de la cabeza, los dedos de las patas son más angostos con una estructura que les facilita cavar en el suelo. Otras especies no poseen almohadillas en los dedos de sus patas ya que viven en pantanos, agrega el mencionado autor.

Formas diferentes de vida

La temperatura, la humedad y la hora del día influyen en el nivel de actividad de las ranas. Algunas son de hábitos nocturnos, otras están activas durante el día y otro grupo se muestra con mayor dinámica durante el día y la noche. En los lugares en los que la humedad es normal para sus actividades, la temperatura tiene un papel importante. Por ejemplo, Rana sylvatica se reproduce en aguas casi congeladas durante el invierno, mientras que otras especies del mismo género, se reproducen cuando las marcas térmicas no son tan bajas ya que sus huevos no las toleran. En las regiones tropicales y subtropicales el factor importante a tener en cuenta es la humedad. Los ejemplares que habitan en lugares alejados de espacios de agua permanente se guían por las temporadas de lluvia para la alimentación y la reproducción, menciona Zweifel.

Sonidos potentes

Los machos son los que croan. A las hembras prácticamente no se las escucha. El sonido se produce cuando el animal hace pasar aire desde sus pulmones a través de la laringe lo que hace vibrar a las cuerdas vocales. Luego, éste es amplificado a través de los sacos vocales. Cuando la rana croa mantiene las narinas y la boca cerrada y usa los músculos de las zonas del ectodermo y el mesodermo del cuerpo, especialmente los situados en la garganta, para enviar aire hacia adelante y hacia atrás entre la cavidad del saco vocal y los pulmones. Por lo general, la frecuencia del sonido está determinada por el tamaño del animal, agrega Zweifel.

Vista de rana

El ojo de la rana tiene una retina sin fóvea central y las células bastón y cono están distribuidas en forma uniforme. Los fotorreceptores se conectan con muchas clases de neuronas que se encuentran dentro de la retina. La clase de neuronas conocida como células ganglionares son casi medio millón, que equivale a la cantidad aproximada de fibras en el nervio óptico mientras que hay más de un millón de células receptoras (conos y bastones) en la retina, explica Knut Schmidt Nielsen en Animal Physiology.

Las fibras en el nervio óptico, según su especialización, responden a diferentes estímulos de la retina tales como la llegada de la luz, la terminación de un estímulo luminoso, cualquiera de los dos anteriores, la aparición de un borde agudo en el campo visual y la existencia de objetos pequeños y oscuros en movimiento, según describe el mencionado autor.

Ejemplares novedosos

Hay varias familias que se destacan por sus colores y aspecto general. Algunas de las mencionadas en Encyclopedia of Reptiles and Amphibians son Dendrobatidae, Centrolenidae y Leptodactylidae.

La familia Dendrobatidae posee ejemplares muy coloridos como por ejemplo Dendrobates leucomelas. En general, son de tamaño pequeño, los más chicos miden menos de 15 mm de largo. Hay más de 170 especies distribuidas en ocho géneros. Se los encuentra en las zonas tropicales y húmedas de América Central y Sudamérica con una distribución geográfica que abarca desde Nicaragua hasta el sudeste de Brasil y Bolivia. Depositan sus huevos en lugares húmedos y protegidos y por lo general el macho se encarga del cuidado de los mismos. Cuando los renacuajos nacen se acomodan en la parte posterior del macho y son llevados al agua para completar su desarrollo.

Las ranas de cristal, pertenecientes a la familia Centrolenidae forman un grupo de más de 120 especies. Habitan en zonas selváticas desde México hasta el noreste de Argentina. Su nombre se debe a la escasez de pigmento de la piel en la zona del abdomen. La mayoría de los ejemplares son pequeños (tamaño máximo 30 mm) y de color verde. Por lo general, los machos controlan los huevos que son depositados en las hojas de las plantas.

La familia Leptodactylidae comprende alrededor de 1.000 especies. Sus ejemplares habitan en Sudamérica, el Caribe, América Central, México y el sur de EE.UU. Muchos de ellos viven en los árboles. Uno de sus miembros más grandes es Leptodactylus pentadactylus.