La mayoría de personas pertenecientes al ambiente swinger disfrutan con su exhibicionismo y normalmente también tienen su faceta voyeur muy desarrollada. Estas dos fantasías van unidas en el ambiente liberal o del intercambio de parejas, casi todos son de alguna manera exhibicionistas y voyeurs.

El exhibicionismo swinger no es un trastorno mental

La clasificación de trastornos mentales CIE 10 - Criterios de la Organización Mundial de la Salud, clasifica en el epígrafe F65.2 Exhibicionismo: “Consiste en una tendencia persistente o recurrente a exponer los órganos genitales a extraños (normalmente del sexo opuesto) o a gente en lugares públicos, sin incitarlos o intentar un contacto más íntimo… El exhibicionismo se limita prácticamente a varones heterosexuales…”

En el movimiento swinger todos los participantes son conscientes de que verán y serán vistos, y les encanta. A diferencia del trastorno mental, el cual es practicado mayoritariamente por varones, en el swinger las grandes exhibicionistas son las mujeres.

Los swingers para intercambiar sexo necesitan estar cómodos con su cuerpo

Los hombres swingers son muy aficionados al gimnasio y las mujeres al gimnasio y a las operaciones estéticas. A las mujeres exhibicionistas, que tienen unos cuerpos bien proporcionados y atléticos, les encanta exhibirlos y recibir piropos por parte de todos: hombres y mujeres, suelen ser extremadamente coquetas y presumidas. Les apasiona que la gente alabe su cuerpo.

También a los hombres exhibicionistas que tienen unos enormes penes les encanta exhibirlos, para causar sensación en las participantes femeninas y envidia en sus congéneres del sexo masculino.

La higiene es fundamental en la vida cotidiana, pero en el ambiente swinger mucho más. Se está compartiendo sexo con otras personas a las que quieres agradar, por eso se agradece mucho que las personas cuiden su cuerpo tanto desde el punto de vista de estar en forma como en el de la higiene. Un buen maquillaje en las señoras es muy recomendable, todas las fantasías pasan por compartir con personas hermosas. Los hombres deben ir bien afeitados o con la barba bien cuidada.

Es importante llevar una ropa interior sexy, ni que decir tiene que para las parejas exhibicionistas es requisito totalmente imprescindible, quien quiere exhibirse debe llamar la atención en todo momento, la ropa espectacular ayuda mucho a acaparar la atención de los demás.

En los clubes swingers suelen haber tubos para bailar en ellos, a las mujeres exhibicionistas les encanta bailar en los tubos para que todos las miren, algunas de ellas bailan como verdaderas profesionales y les encanta recibir aplausos y ser granjeadas por su público, que suele ser incondicional.

Todo el mundo agradece tener compañeros de swinger con cuerpos esculturales, el placer de la mirada llega así a su máxima expresión, admirando a los compañeros de fiesta o club, con cuerpos casi perfectos.

Algunas parejas exhibicionistas no intercambian con otras: solo hacen sexo entre ellos

En los clubes swingers hay cierto número de parejas exhibicionistas que van directamente a exhibirse, les gusta que los demás les miren cuando ellos practican sexo. Suelen hacer sexo en los lugares más expuestos para que todos los asistentes les vean disfrutar, suelen ser más jóvenes y tener unos cuerpos realmente bellos. Como mucho interactúan con los demás de una manera soft, con tocamientos y quizás sexo oral sin llegar a hacer un intercambio completo.

Las personas a las que les gusta exhibir su cuerpo y encima están en buena forma, en el ambiente de las parejas liberales encontrarán un público abnegado y unos compañeros dispuestos a decirles en todo momento lo buenos que están y al mismo tiempo les lloverán todo tipo de propuestas para hacer sexo.