El estilo indirecto, o discurso referido, consiste en reproducir las palabras o pensamientos de otras personas o de uno mismo, pero en este caso, van unidas al verbo introductorio por el nexo que. Los elementos de la oración sufrirán una serie de cambios.

María dijo que la llamara al móvil cuando tuviese noticias.

El estilo directo consiste en reproducir textualmente las palabras o pensamientos de otras personas o de uno mismo. Estas palabras, en la expresión escrita, van siempre entre comillas o con una entonación que, generalmente, imita a la del propio hablante (en la expresión oral), y precedidas por la persona que las emite (sujeto) y un verbo como por ejemplo decir, comentar, sugerir, responder, contestar, seguido de dos puntos.

María dijo: “Llámame al móvil cuando tengas noticias”.

Cambios generales en el estilo indirecto

Al transmitir las palabras de otras personas tenemos que tener en cuenta la situación y la distancia de las personas implicadas. Los cambios que se producen tienen que ver más con la intención comunicativa y la situación que con reglas establecidas.

Pronombres personales

Los pronombres personales varían según qué persona esté hablando y de quién o quiénes se esté hablando. Por ejemplo:

Yo > Tú: cuando otra persona te reproduce lo que tú dijiste.

Yo: “Voy a ir al cine”.

María: El otro día tú dijiste que ibas a ir al cine.

Tú >Yo: cuando reproduces las palabras que otro dijo de ti.

Marta: “¿Estás cansado?”.

Yo a Marta: El otro día me preguntaste si estaba cansado.

Demostrativos

Los adjetivos y pronombres demostrativos cambian, ya que cambian las distancias. Los adverbios aquí, ahí, allí también se ven afectados.

Mi hermano: “Por favor, ayúdame a levantar esta caja de aquí”.

La hermana: Mi hermano me dijo que le ayudase a levantar esa caja de ahí/allí.

Posesivos

Los adjetivos y pronombres posesivos también cambian según la cosa o persona poseída y su poseedor.

Pedro: “Tienes que darme tu número de teléfono”.

Antonio: Pedro me dijo que tenía que darle mi número de teléfono.

Verbos ir, venir, traer, llevar

Estos verbos deben modificarse cuando la persona que lo cuenta se encuentra en un lugar diferente.

Alberto: “Tienes que traerme los libros para estudiar”.

Andrea: Alberto me dijo que le llevase los libros para estudiar.

Cambios generales en los tiempos verbales

Cuando el verbo principal va en presente no se producen cambios en los tiempos verbales de los verbos subordinados, excepto el imperativo que cambia a presente de subjuntivo.

Iván dice: “Hoy tengo una reunión en la empresa”.

Iván dice que hoy tiene una reunión importante en la empresa.

Cuando el verbo principal va en pasado hay que llevar a cabo una serie de transformaciones que afectan al verbo subordinado y a los adverbios. Por ejemplo:

Ana dijo: “Ahora me voy a París”.

Ana dijo que entonces se iba a París.

Cuando el mensaje original está en pretérito imperfecto, el discurso indirecto va en pretérito imperfecto; el pretérito indefinido pasa a pretérito pluscuamperfecto; el futuro imperfecto a condicional simple; el futuro compuesto a condicional compuesto y el presente de subjuntivo a pretérito imperfecto de subjuntivo.

Cómo cambian los adverbios en el discurso indirecto

Hoy = aquel día

Mañana = al día siguiente

Anteayer = dos días antes

Por ahora = hasta entonces

Ayer = el día anterior

Ahora = entonces

Pasado mañana = dos días después

Luego, después = más tarde

Traspaso de preguntas del discurso directo al indirecto

Cuando las preguntas están introducidas por un pronombre interrogativo (cuándo, cómo, etc.), los pronombres se mantienen y conservan su acento ortográfico. Cuando la pregunta pasa a ser indirecta, los signos de interrogación desaparecen.

Juan: ¿“Por qué tienes que viajar”?

Le pregunté por qué tenía que viajar.