El estilo es un tema de uso común y desconocimiento más allá de lo común. Una preocupación de todo aquel que crea. Es un tema de difícil trato que como mínimo para comenzar a abordarse es preciso trazar una delimitación en cuanto al campo que nos proponemos abarcar. En este caso se trata del mismo acto-escribir, tema ya antes tratado por otros filósofos.

Marcel Proust y el Estilo

El estilo comienza justo cuando se pierde la propia lengua, el escritor pierde su idioma para re-encontrarlo en un acto que los poetas bien conocen y es el “extrañamiento de su propia lengua”. Las palabras pierden su uso común y su sentido anterior para constituir un nuevo sentido que no solo cambia la determinación del lenguaje sino comienza a tejer -según la expresión de Chejov- una tela de palabras que constituye colores, olores, sensaciones y música.

La sintaxis como tal no es sino el punto de partida para comenzar a deformar la lengua hasta el punto de hacerla irreconocible como en el caso de “Finnegans Wake”. Pero al estilo no solamente le está permitido introducir un vocabulario extranjero en la lengua materna sino retorcer la misma materia de la propia lengua hasta el punto de hacerla irreconocible. Un justo ejemplo sería Beckett en obras como “Sin” o “El despoblador”.

Estructura y estilo

Uno de los debates que se pueden suscitar a partir de la formula de Proust es la construcción de una estructura como una forma del Estilo. Será preciso tratar lo estructural con una visión particular para poder comprender. La estructura siempre que se trate de lo que fundamenta a lo que como propósito tiene la belleza no es necesariamente una utilidad de necesidades sino una formación que ella misma puede constituir belleza como es en la arquitectura.

Por citar dos libros donde la estructura es ella misma Estilo y constituye gran belleza habría que recordar: "Ulysses" (Ulises) de James Joyce y "The sound and the fury" (El sonido y la furia) de William Faulkner.

El estilo estructural no se limita a la literatura o la poesía sino que se comprueba en sistemas filosóficos tales como en: Aristóteles, Descartes, Leibnitz, Kant, Hegel y Schopenhauer, entre tantos otros.

Es en la actualidad ya una actitud natural la de incorporar a la totalidad de la obra el elemento Estructura como una forma del Estilo.

Bergson y la apreciación del Estilo

Bergson habla de la experiencia de lo original como un acto único e invalorable, esto refiriéndose por ejemplo a la lectura de una traducción de una obra a otro idioma. El estilo al ser un acto y una determinación de sentido involucra para su más propicia captación un "acto de percibir" que busque la completa captación de toda la formación que compone el Estilo. Se podría bien pensar por tanto en una actitud de apreciación de lo originario porque es lo originario lo que contiene la forma pura de la construcción o de la costura. Una apreciación de lo no originario es una apreciación que burdamente se esfuerza por alcanzar el sentido de lo dicho, omitiendo completamente el sentido de lo estético.