A todos les sucede más o menos de la misma manera: desde pequeños son adoctrinados en la idea de que existe un Dios omnipotente, invisible a nuestros ojos, pero que está en todas partes y vigila nuestras acciones. Además, hace dos mil años, mandó a su hijo a la Tierra para redimir nuestros pecados. La cosa no acaba aquí: si crees y obedeces la ley divina, irás al cielo. Si no crees o cometes pecados, irás al infierno. Esto que parece tan sencillo, se va complicando con la edad. Las enseñanzas religiosas van a marcarte para siempre, quieras o no y por mucho que las rechaces racionalmente, siempre estarán ahí, pues el condicionamiento infantil es prácticamente imborrable:

"Por supuesto, quien tiene fe es inmune a toda argumentación: su resistencia ha sido construida durante años de adoctrinamiento infantil, utilizando métodos que han tardado siglos en madurar (ya sea mediante evolución o mediante diseño). Entre los recursos inmunológicos más eficaces figura el cuidado extremo para evitar incluso abrir un libro como este, que seguramente es obra de Satán." (Richard Dawkins, El espejismo de Dios, pag. 9)

Ciencia y religión: dos visiones contrapuestas del mundo

Esta es una de las grandes barbaridades que denuncia el biólogo Richard Dawkins en este maravilloso libro, que debería ser lectura obligatoria en todos los centros de enseñanza, como alternativa a las clases de religión. Y es que a la visión del mundo que muestran las religiones, el divulgador británico opone la visión de la ciencia que, hasta el momento, excluye completamente a Dios de la ecuación de la creación del mundo.

Diseño inteligente contra darwinismo

Estimar que el universo ha sido creado por una especie de diseñador divino es muy tentador: aparentemente todo parece dispuesto por una inteligencia superior para que funcione debidamente, pero este argumento es ampliamente superado por la visión darwiniana del mundo: la evolución natural es la que ha conseguido que el mundo sea tal y como es hoy, dejándose muchos seres en el camino que no han sabido adaptarse a las circunstancias: el diseño de nuestro mundo no es fijo, sino que ha sufrido constantes cambios durante millones de años. Además, si aceptáramos la idea de un diseñador divino ¿quién diseñó al diseñador?

La utilidad de la religión

Para Dawkins el pensamiento religioso es pura fabulación. Otorga el mismo valor a la doctrina cristiana que el que podría otorgarse a la mitología romana o a las religiones precolombinas. Aun siendo falsa ¿es útil la religión al hombre? Cualquiera podría pensar que al menos, ofrece consuelo y esperanza al hombre, un punto de vista firme. En realidad esto puede ser así en algunos casos, pero también es cierto que el sistema de premios y castigos y las irracionales exigencias religiosas provocan comúnmente miedo y ansiedad, cuando no fanatismo y cerrazón. Además, la Biblia o el Corán son guías de moralidad cuanto menos dudosas: están llenas de matanzas, adulterios, destrucción de ciudades, guerras divinas y muchos otros hechos poco edificantes que son siempre justificados por la inescrutable voluntad de Dios. Como escribió Ken Hartung:

“La Biblia es una guía para la moralidad de grupo, completada con instrucciones para el genocidio, para la esclavización de los grupos ajenos y para la dominación del mundo. Pero la Biblia no es mala en virtud de sus objetivos o incluso de su glorificación del asesinato, de la crueldad y de la violación. Muchos trabajos antiguos lo hacen -la Iliada, las sagas de Islandia, los cuentos de los antiguos sirios y las inscripciones de los mayas, por ejemplo-. Pero nadie vende la Iliada como una base para la moralidad. Ahí está el problema. La Biblia se vende, y se compra, como guía para indicar a las personas cómo deberían vivir sus vidas. Y es, de lejos, el best-seller mundial de todos los tiempos.” (citado por Richard Dawkins, El espejismo de Dios, pag. 231)

El abuso religioso en la infancia marca la vida de mucha gente

Como se ha dicho más arriba, una de las principales denuncias de Dawkins, la que él considera más sangrante, es el adoctrinamiento religioso que prácticamente todo el mundo recibe desde pequeño. Puede ser más o menos intenso, pero siempre termina siendo una barrera para que circule el libre pensamiento y para mucha gente, las primeras dudas acerca de lo que le han enseñado sus padres y maestros pueden ser una auténtica tortura (sobre todo porque también le han enseñado que dudar es pecado y que las dudas se castigan con el infierno). Dawkins llama a este condicionamiento abuso religioso y lo pone al mismo nivel que el trauma sexual, pues ambos condicionan la vida adulta (por supuesto, ambos traumas pueden ser sufridos con diversa intensidad).

La educación religiosa que los padres ofrecen a sus hijos es un derecho constitucionalmente protegido en prácticamente todos los países de occidente (mejor no hablar de países fundamentalistas) y estos mismos padres ven como natural que este adoctrinamiento se de también en la escuela. El Estado protege a las religiones y les otorga toda clase de privilegios, impensables para otro tipo de organizaciones, hasta el punto de que son capaces de condicionar las leyes que dicta el Parlamento de un país democrático. Pero para sobrevivir, las religiones necesitan savia nueva y el adoctrinamiento temprano es la mejor arma de la que disponen. La irracionalidad solo puede enseñarse a edades tempranas y el mejor antídoto contra la misma es la formación sin restricciones mentales de ningún tipo. Está estadísticamente probado que el ateísmo tiene mucha más repercusión entre los grupos sociales mejor formados.

Ateísmo militante

Contra esto, Dawkins sugiere un ateísmo sin miedo. En muchos países de occidente, sobre todo en Estados Unidos, los ateos siguen provocando un fuerte rechazo social. El científico británico propone superar esto inspirándose en el movimiento gay y normalizar el ateísmo. En una entrevista concedida a Terrence McNally se expresa así:

"Hasta hace poco nadie se atrevía a admitir que era gay. Ahora, se sienten orgullosos de hacerlo. En nuestros días es imposible ser electo para un cargo público si usted es ateo. Pienso que esto debe cambiar. El Movimiento de Derechos de los Gays logró reconocimiento. Inició la idea del Orgullo Gay. Creo que debemos tener un Orgullo Ateo, una Conciencia Atea. Pienso que resulta evidente que cierto número de miembros del Congreso deben mentir, porque ninguno de ellos admite ser ateo. La probabilidad de que en un muestreo de 500 miembros instruidos de la sociedad norteamericana, ni uno de ellos sea ateo, es estadísticamente muy improbable. Así que algunos de ellos, por lo menos, deben estar mintiendo y es una tragedia que deban hacerlo."

Pascal: una apuesta marcada por el miedo

A pesar de todo ¿no sería más prudente acogernos a la apuesta de Pascal? Para Dawkins, esto es una hipocresía: si creemos para evitarnos un hipotético mal eterno tras la muerte, nos estaremos engañando a nosotros mismos toda la vida, puesto que esta fe no es la que demanda la religión. Es mucho más honesto una búsqueda libre, activa y sin miedo de la verdad, que es la apuesta de la mayoría de los científicos, a la que se une cada día más gente que cuestiona las verdades religiosas. Aquí Dawkins sigue la estela de pensadores como Bertrand Russell, Carl Sagan o Christopher Hitchens: ayudar a la humanidad a liberarse de supersticiones que coarten la libertad de pensamiento.