Existen tres especies del género Pterophyllum, pero la que comúnmente se encuentra en las tiendas de animales, y que ha sido reproducida logrando una diversa gama de coloraciones, es el escalar, o Pterophyllum scalare.

Variedades de Pterophyllum scalare

Su éxito reproductivo en cautividad, combinado con la sucesiva selección artificial, es lo que ha permitido la creación de maravillosas variedades, entre las que se pueden encontrar:

  • Silver: la coloración natural, plateada con bandas negras verticales atravesando su cuerpo.
  • Leopard: con dibujos como los de un leopardo, en tonos negros, grises y castaños, aunque al crecer suelen perder este patrón y acabar pareciéndose a los Smokey.
  • Smokey: normalmente en colores grises y negros difuminados, como espolvoreados o ahumados.
  • Half black: usualmente con la primera mitad del cuerpo (la de la cabeza) con coloración normal, y la segunda mitad (la de la cola) negra.
  • Black: el ideal es completamente negro, pero por lo general presentan zonas más claras en el cuerpo, con tonos grises o castaños.
  • Mármol: con manchas en su cuerpo asemejando los dibujos de un mármol, en colores usualmente negros sobre fondo blanco, aunque los hay con manchas de tonos amarillos o anaranjados.
  • Koi: con coloración similar a una carpa Koi, es decir, con el cuerpo blanco salpicado de manchas que pueden ser de distintas combinaciones de negro, rojo, anaranjado o amarillo.
  • Albino: sin pigmentación, los hay desde completamente blancos a variedades más rosáceas o anaranjadas.
  • Gold: con todo el cuerpo en tonos dorados, anaranjados y amarillos.
  • Zebra: con un patrón de rayas semejante a una cebra, a veces salpicado por pequeños lunares.
  • Pinoy: con reflejos y brillos fluorescentes naturales en la piel, de color azulado.
La gran mayoría de estas variedades se encuentran tanto en su forma de aletas normales como en su forma de aletas largas, además de una nueva variedad con gran atractivo, cuyas aletas amplias y redondeadas le dan un aspecto más salvaje.

También existe una variedad transgénica, en cuyo ADN se ha insertado un gen de medusa que produce la fluorescencia de su sangre (diferente al reflejo fluorescente natural que algunos presentan en la piel).

El escalar es un pez originario del río Amazonas, y como tal, tiene unos cuidados y necesidades específicas.

Temperatura

La temperatura ha de situarse siempre entre 26-28 grados centígrados. Su rango de tolerancia usualmente va desde los 24 a los 30 ºC, pero no todas las variedades son igualmente resistentes, y salirse del óptimo siempre les provocará un estrés innecesario.

Mediante un termocalentador para acuarios podemos garantizar que la temperatura se mantendrá donde deseamos.

Dado que en el agua cálida hay menos oxígeno disuelto, debemos asegurarnos de que ésta se encuentra siempre bien aireada, aunque sin crear corrientes demasiado fuertes ya que los escalares son peces de aguas tranquilas.

Una buena forma de conseguirlo es mediante el uso de un filtro en cascada, ya que el burbujeo y movimiento de la misma garantizará una buena oxigenación sin crear una corriente demasiado fuerte.

PH y dureza del agua

El agua del Amazonas es blanda y ligeramente ácida, así que eso es lo que debemos conseguir en nuestro acuario.

Lo ideal para el escalar, por tanto, es un pH de entre 6 y 7, en cuanto a la acidez. Y en lo que respecta a la dureza del agua, el KH ha de encontrarse entre 2-5º, y el GH entre 2-10º (expresado en grados dH). Podemos usar test de venta en tiendas de animales para comprobar tanto el pH como la dureza del agua del grifo.

En algunas zonas geográficas el agua será demasiado dura y alcalina, y dado el caso, tenemos la opción de utilizar aparatos de ósmosis inversa para obtener la dureza y pH deseados.

Para mantener el equilibrio en el acuario, es importante también conocer el concepto del ciclado del agua y el ciclo del nitrógeno.

La decoración del acuario

La decoración que utilicemos, puede resultar útil o perjudicial dependiendo de su naturaleza, por ello debemos tomar ciertas precauciones.

Las rocas deben ser siempre químicamente inertes, de manera que no reaccionen con el agua del acuario. Así, son adecuadas las rocas y la arena de sílice, pero nunca debemos utilizar rocas o arenas calcáreas o calizas, ya que se irán disolviendo y endurecerán rápidamente el agua.

Tampoco son adecuados los mármoles ya que pueden liberar arsénico.

Podemos usar troncos o raíces debidamente preparados, lavados y hervidos para eliminar cualquier suciedad que puedan traer. Es más seguro utilizar los que podemos comprar en cualquier tienda de animales; aunque se puedan usar otros, siempre hay que asegurarse de que no han sido expuestos a insecticidas, o de que no están aún verdes, ya que se pudrirían en el agua.

Nuestros escalares agradecerán también la presencia de abundante vida vegetal, siendo ideales las Echinodorus, Cryptocoryne, Vallisnerias, Anubias y otras muchas plantas acuáticas.

Otras necesidades del Pterophyllum

Los escalares son relativamente grandes, con 15 centímetros de longitud y hasta 20 cm de altura. Por esto, cualquier acuario destinado a ellos debería tener una altura mínima de 50 cm.

Además, cada pez adulto necesitará al menos 30 litros, y debido al carácter de la especie, gregaria y territorial, sería recomendable tener dos o tres ejemplares en un acuario de no menos de 100 litros.

También es un pez bastante glotón, que aceptará con gusto la mayoría de los alimentos comerciales que podamos ofrecerle, y lo ideal sería alternarlo de vez en cuando con comida más fresca como mejillón, pequeños crustáceos, o comida congelada para peces.

Dicha glotonería lo hace incompatible con peces pequeños como el neón o el guppy, ya que, aunque pueden convivir en su juventud, cuando lleguen a su estado adulto los devorarán casi con total seguridad. Por lo demás es bastante pacífico y podrá convivir con cualquier especie de igual temperamento que comparta sus requerimientos acuáticos.

Si atendemos a todas las necesidades del Pterophyllum, podremos disfrutar de la apacible belleza del acuario amazónico, poblado por estos preciosos animales.