Han sido ya muchos testimonios de personas furiosas de haber sido engañadas por supuestos videntes en su desesperación por salir de los problemas económicos, sociales o sentimentales.

En los diferentes foros y blogs que se encuentran en la red están narradas un sinnúmero de experiencias desagradables que dicen haber vivido estas personas que confiaron en los videntes y de la forma más decepcionante se chocaron con la dura realidad, luego de haberles reconocido cierta cantidad de dinero por los servicios prestados.

Ahora estas personas se encuentran igual que al principio, pero con la experiencia de haber sido engañados por quienes se aprovechan de la desesperación y desdicha de las personas, para ofrecerles ayudas que jamás podrán cumplir.

La forma de operar

Es muy común ver publicidad en Internet sobre estos videntes, que ofrecen astrovidencias de manera gratuita. Una vez captada la atención de las personas que están emocionalmente preocupadas, se conduce a una página donde están todos los detalles acerca del vidente, las historias y los testimonios de personas que fueron ayudadas por el mismo. Muy motivadora resulta la página, puesto que tiene una opción para dejar el nombre y el correo para poder recibir la ayuda de forma gratuita que el vidente ofrece a sus visitantes.

Cuando la persona deja el nombre, el correo y otros datos personales más, establece una especie de suscripción con la página y hay un mensaje donde el vidente se compromete de manera formal a brindar la ayuda solicitada de acuerdo al problema que haya establecido el usuario. Normalmente hay que elegir el o los problemas que aquejan, como amor, salud o dinero.

Una vez llenado el formulario llega un correo, donde se solicita al usuario confirmar la suscripción y cuando esta ya está confirmada, todo quedará listo para la astrovidencia.

El engaño según los afectados

Después de haber tenido la ilusión de que alguien ayudará de forma gratuita, pasan los días sin que se vea respuesta alguna. A la semana llega el primer correo, con disculpas por la demora y afirmando que el vidente ha tenido demasiado trabajo y por eso no había escrito antes; pero que de ninguna manera se iba a olvidar del usuario.

Luego de unos días llega un correo con la primera astrovidencia, donde se habla de una nueva era de cambios y felicidad para el usuario, pero no por el momento, ya que se da tres meses de espera y una fecha exacta donde comenzará el cambio, seis meses de cambios, seguido de tres meses más de dicha.

Debido al supuesto cambio, el vidente afirma que el usuario debe ser guiado en la toma de decisiones para hacer efectivo el cambio y para ello necesita una astrovidencia personalizada, que sin duda alguna es ofrecida por el vidente.

Si el usuario hace caso omiso a este ofrecimiento, los correos llegarán cada tres o cuatro días con nuevos mensajes, donde el vidente dice estar preocupado porque ve algo no tan bueno, una supuesta consulta a las cartas, entre otros y en cada videncia que llega por correo estará presente el ofrecimiento.

Si el usuario decide que quiere salvarse y opta por la astrovidencia personalizada, esta tendrá un costo de aproximadamente $70 (valor variable), que podrán ser cancelados con tarjeta de crédito o mediante transferencia bancaria, donde existirá la opción de devolución si la persona no queda satisfecha.

Luego vendrán ocasiones en donde se solicite más dinero para continuar con la astrovidencia de forma personalizada.

La forma en que se ha descubierto

Muy claramente explica el vidente en su página, que para tener una energía al 100% y que no haya interferencias espirituales en la ayuda, la persona sólo debe solicitar dicha ayuda para sí misma y no debe mencionarle a sus familiares o amigos del vidente, porque la astrovidencia no resultará.

Dicen aquellos quienes han indagado que no se permite lo anterior porque las astrovidencias son exactamente iguales para todas las personas, donde lo único que cambia son los nombres y las fechas.

También hay otros que dicen ser videntes y solicitan un pago, envían dos o tres correos luego de recibida la contribución y nunca más se vuelve a saber de ellos y la opción a devolución del pago es un mito según los estafados.

La conclusión es que los problemas no se resuelven con un simple tarot, sino buscando alternativas y luchando por lo que se desea.