Es conveniente observar que la rodilla es una articulación que debe soportar una gran presión en un pequeño espacio, y que se utiliza de forma constante ya sea para caminar o para subir y bajar escaleras, por lo que está más expuesta al dolor y al desgaste.

Remedios para evitar el dolor de rodillas

Primer remedio: Para disminuir el dolor de rodilla, se debe envolver con una toalla una bolsa de plástico que contenga hielo en su interior. Posteriormente, aplicar dicha solución sobre la rodilla durante un tiempo máximo de 20 minutos. Se puede repetir esta aplicación hasta un máximo de cuatro veces, siempre que no se supere el tiempo de 20 minutos en cada una, ya que se podría causar daños en la piel. Este remedio es muy aconsejable si se ha sentido dolor de rodillas con posterioridad a una fuerte actividad física o bien si se ha recibido algún golpe en esa zona.

Segundo remedio: Otro remedio para el dolor de rodillas consiste en tomar un puñado de hojas de salvia y colocarlas en un paño empapado con agua tibia. Apretar el paño y colocarlo sobre la rodilla. Hay que realizar fricciones con el paño durante un periodo de unos diez minutos. Hay que repetir este remedio a diario hasta la desaparición de las molestias. Esta técnica es muy aconsejable cuando no existe inflamación y ya ha pasado más de un día desde que se recibió el golpe en la zona de la rodilla.

Recomendaciones para prevenir el dolor de rodilla

Adelgazar. Si se tiene sobrepeso es necesario adelgazar, lo que aliviará la presión que el exceso de peso provoca sobre la articulación de la rodilla.

No arrodillarse. Se debe evitar cualquier actividad en la que se precise estar arrodillado, ya de esta forma el dolor y las molestias no desaparecerán.

Cambios de posición. Estar mucho rato sentado puede llegar a ejercer mucha presión sobre las rodillas. Se debe cambiar de posición cada 45 minutos. También se debe controlar que la altura de la silla es la correcta, de modo que los pies se apoyen correctamente en el suelo. Si no es así, se debe usar una silla más baja o un pequeño banco para subir los pies.

Usar el calzado adecuado. Los tacones altos son perjudiciales para las rodillas ya que aumentan la presión sobre las mismas. Por lo que para evitar el dolor de rodillas se debe usar calzado de tacón bajo o preferiblemente sin tacón.

Estiramiento de rodillas. Para evitar que las rodillas se queden tiesas y puedan ocasionar molestias, es preciso que a lo largo del día y durante diez minutos se realice el rejercicio de agacharse hacia el frente, relajarse y estirar posteriormente las rodillas.

Otro método muy práctico y útil en caso de haber realizado un ejercicio físico consiste en tumbarse de espaldas y llevar las rodillas hacia el pecho y luego comenzar a enderezar una pierna. Se debe conservar este estiramiento mientras se cuenta hasta diez, relajándose a continuación. Se debe hacer lo mismo con la otra pierna. Tampoco se debe permanecer mucho tiempo en cuclillas, ni bajar las escaleras de forma brusca.

Cambiar frecuentemente el calzado deportivo. Es una buena técnica para evitar el dolor de rodillas el cambiar de manera frecuente el calzado deportivo, recomendándose cada dos o tres meses si se corren más de 30 kilómetros semanales, con el objetivo de que los zapatos absorban el golpe de los pies al correr y, de esta manera, no lleguen a la rodilla. Si se corre menos de la distancia anteriormente dicha, se puede cambiar de calzado cada cuatro o seis meses. También se debe procurar practicar deporte sobre la superficie adecuada, evitando el asfalto en lo posible.

Establecer modificaciones en el entrenamiento. Los atletas con dolor de rodillas crónico deben modificar su nivel de entrenamiento. Si el deporte en cuestión conlleva presionar la rodilla de forma excesiva, como es el caso del tenis, se debe pensar en la posibilidad de abandonar la práctica de este deporte, ya que podría empeorar el estado de esta articulación.

Otras opciones que se pueden practicar son la natación y el ciclismo, actividades que son beneficiosas para la salud y que no imponen un considerable esfuerzo a las rodillas. El objetivo sería realizar una actividad que no suponga cargar un exceso de peso y que no esfuerce demasiado la rodilla.

Si se eligiera el ciclismo como deporte a practicar, es recomendable que el pedaleo se produzca en aquellas marchas que ofrezcan poco esfuerzo para la articulación, y así evitar el dolor de rodillas.

Cuándo acudir al médico debido a un dolor de rodillas

Se debería consultar con el especialista si, pese a poner en práctica los remedios y recomendaciones, se observa que:

  • La articulación está caliente, roja o se encuentra hinchada y dolorida.
  • Si en la articulación hay una herida reciente causada por un golpe.
  • Si el dolor de rodilla dura más de 7 días.
  • Si el dolor de rodilla no tiene explicación o es muy fuerte.
Poniendo en práctica los remedios y recomendaciones expuestos en el presente artículo se conseguirá disminuir o eliminar el molesto dolor de rodillas. Caso de no ser suficiente se deberán consultar las causas de dicho dolor con el especialista.