El periódico británico ‘The Sun’ ha encontrado en Hungría a Ladislaus Lászlo Csizsik-Csatary, jefe de la policía nazi de un gueto judío húngaro, uno de los criminales nazis más buscados, aunque todavía no ha sido apresado.

Csizsik-Csatary, que tiene actualmente 97 años, ocupaba actualmente el número 1 en la lista de nazis más buscados del centro Simon Wisenthal, que ha colaborado en la búsqueda y que tiene como objetivo llevar ante la Justicia al mayor número de nazis posible, antes que mueran.

Este policía nazi era responsable del gueto de Kassa (Kosice), en Eslovaquia, y colaboró en el envío de 15.700 judíos hacia Auschwitz, sentenciándolos a una muerte segura.

Descubierto en Budapest

En aquellos años Kassa pertenecía a Hungría. Los periodistas del periódico The Sun califican los actos del criminal de guerra de “sádicos” y lo encontraron en un apartamento de Budapest, donde Csizsik-Csatary llegó después de vivir en Canadá con un nombre falso hasta que las autoridades de aquel país le amenazaron de deportarlo.

Los periodistas llamaron a la puerta de su casa y el anciano los recibió con una camiseta sin mangas y en calzoncillos. “No, no. Marchaos”, respondió a los redactores de The Sun, que le pedían si podía justificar su pasado. También le interrogaron por la investigación abierta por las autoridades canadienses. “No, no. No quiero hablar de eso”, respondió. “¿Lo niega? Mucha gente murió como consecuencia de sus acciones”, le dijo el periodista. “No, no lo hice. Marchaos de aquí”, respondió antes de cerrar la puerta con violencia.

El periódico inglés publica en exclusiva las fotografías del nazi -cuya identidad corroboraron porque tenía su nombre verdadero en el buzón de su casa-, que no quiso hablar de su pasado. Antes de abordarle, los periodistas siguieron al expolicía durante un paseo de cuatro horas por el barrio y, ya ante su puerta pudieron comprobar que en el buzón su piso estaba identificado como el de Smith L. Csatary.

Todo tipo de abusos

Los documentos recogidos por el Centro Simon Wiesenthal, indican que Csizsik-Csatary realizó todo tipos de abusos y “obtenía placer al golpear a las mujeres con su cinturón y que las forzaba a lavar los platos en agua helada con las manos desnudas durante horas. También utilizaba una correa de perro para torturar a los judíos y no dudaba en dispararles si alguno trataba de huír”.

El que fue policía del gueto de Kosice consiguió huir al final de la Segunda Guerra Mundial y logró ir hasta Canadá en 1949 con identidad falsa, haciéndose pasar por ciudadano yugoslavo y obtuvo la ciudadanía canadiense en 1955. En 1997 fue descubierto por las autoridades canadiense y le revocaron la nacionalidad pero Csizsik-Csatary logró escapar por segunda vez y, desde entonces, su paradero había sido un misterio hasta que ha sido descubierto por el equipo de The Sun.

El propio diario británico The Sun ha informado de que ya ha entregado toda la documentación relativa al caso a las autoridades húngaras y que la fiscalía ya está trabajando en ella. Según Efraim Zuroff, director del Centro Simon Wisenthal, Csatary era el responsable de enviar a más de 15.000 judíos a una muerte segura en Auschwitz. “Era conocido por su sadismo y por su interés por capturar a todos los judíos para deportarlos a Polonia. Si se hace justicia con este hombre servirá para cerrar en cierto modo la cuestión para las comunidades judías de Hungría y Eslovaquia”.

Peter Feldmajer, presidente de la Comunidad Judía húngara ha indicado al diario The Sun que "miles de familias judías aún viven con la angustia y la herida abierta por los hechos cometidos por este hombre. Esperemos que ahora no escape de la Justicia”.

Ocupación de Hungría

Los nazis ocuparon Hungría el 19 de marzo de 1944. Se permitió que el almirante Horthy siguiera como Regente, pero el primer ministro Miklos Kallay fue destituido, y los alemanes pusieron en su lugar como primer ministro al general Dome Sztojay, quien antes había sido ministro húngaro ante Berlín y apoyaba con fanatismo a los alemanes. Sztojay hizo que Hungría continuara con la guerra y colaborara con los alemanes en sus esfuerzos por deportar a los judíos húngaros. Kosice era una ciudad húngara, aunque actualmente pertenece a Eslovaquia.

La ocupación nazi provocó la deportación de un gran numero de población judía, unas 12.000 personas, en campos de concentración nazis, aunque también se instaló el mencionado gueto donde també se reubicaron otros judíos de diversas ciudades del país. El ejército soviético entró en Kosice en enero de 1945 y fue brevemente la capital de la nueva República Popular de Checoslovaquia, pasando a ser Praga la capital.

Otros criminales nazis buscados

El Centro Wiesenthal tiene en su lista otros criminales nazis como son Gerhand Sommer, de 93 años y que sirvió en las divisiones Panzergrenadier; Vladimir Katriuk, de 90, fue policía nazi; Karoly Zental, de 90, ayudó a cazar judíos en Budapest; Soeren Kam, de 90, sirvió a la División Panzer; Ivan Kalymon, de 91, sirvió como auxiliar de la policía nazi en Ucrania; Algimantas Dailide fue policía secreto en Lituania y Helmut Oberlander, de 88, sirvió en los Einsatzgruppen, unos escuadrones de ejecución itinerantes.