Casi siempre las historias de amor adolescente concluyen con el primer beso o con la declaración de amor, el te quiero; pero en algunas ocasiones sigue un poco más la historia y se descubre cómo se desenvuelven los primeros contactos físicos entre la pareja.

Generalmente son descripciones muy literarias, que se mantienen en unos parámetros de contención y romanticismo muy adecuados para el tema que tratan, aunque muchos son los autores que no obvian las referencias a las relaciones íntimas; eso sí, tratadas con mucho tacto.

Amor y sexo

Relacionado con el amor, aunque puede ser un tema independiente, está el sexo. Las relaciones sexuales entre los jóvenes, el descubrimiento del cuerpo, la superación de los tabúes en torno a este tema, son aspectos que, por fortuna, también se encuentran en la literatura juvenil. Y no es nada fácil, puesto que es un tema que se ha soslayado a menudo o bien por desconocimiento o bien porque no se ha sabido cómo enfocarlo e, incluso, por creer que el público al que va dirigida esta literatura es aún inmaduro.

La información es básica

Hay maneras y maneras de enfocar la realidad y lo que es cierto es que conviene que nuestros jóvenes estén informados –y bien informados- para evitar sorpresas no deseadas. Así, bienvenidos sean los libros cuyos autores se atreven a abordar, desde una manera u otra, la realidad sexual de jóvenes y adultos.

Ahora bien, hay que hacerlo sin confundir al joven, con rigor y honestidad y las historias que se recomiendan a continuación logran estos principios y añaden otro no menos importante: la calidad literaria.

Amé a Jacob, La cometa rota y El Diario rojo de Carlota

Entre varios títulos, se pueden comentar tres de gran calidad literaria y con un contenido riguroso y honesto. Se trata de Amé a Jacob, de Katherine Paterson, La cometa rota, de Paula Fox y El diario rojo de Carlota, de Gemma Lienas.

En principio, pueden parecer –y lo son- tres historias dispares; aunque están unidas por el deseo de transmitir una visión verdadera, certera de las relaciones humanas, de las relaciones íntimas e interpersonales.

Relaciones familiares y otros temas

En Amé a Jacob se trabajan las relaciones familiares y el puritanismo de una sociedad muy cerrada que impide crecer a sus personajes.

Respecto a La cometa rota son esenciales las relaciones familiares y el descubrimiento de la enfermedad de transmisión sexual, con la consiguiente maduración del personaje protagonista.

En cuanto a El Diario rojo de Carlota destacan las relaciones familiares y personales que establece Carlota con sus padres, su tía, su abuela, sus amigas para aclararse muchos conceptos relacionados con el sexo.

Pistas para la lectura

A la hora de centrar el contenido, se pueden ofrecer un resumen rápido. Así, en Amé a Jacob, Louise está cansada de sentirse diferente a su hermana y comienza a poner en tela de juicio muchas de las costumbres morales que, por tradición y religión, tiene su familia.

El eje principal de La cometa rota es como Liam, el protagonista, descubre la verdad de la vida al entender qué le pasa a su padre (enfermo de SIDA) y averiguarr que todos le han mentido y le han ocultado la verdad.

El Diario rojo de Carlota es una apuesta más valiente y directa ya que la protagonista va recabando una serie de información acerca del sexo, con el fin de informarse y de no caer en errores ni en tópicos. Es fundamental, para ello, el acompañamiendo del centro escolar, de la educación.

La búsqueda del propio camino

En las tres novelas, tanto Liam, como Louise y Carlota, pese a la diferencia de edad y de cultura, están buscando su propio camino, están empezando a madurar y a descubrir que las experiencias de la vida se pueden ver desde distintas ópticas. Son, por lo tanto, tres buenas historias que cautivarán al joven lector.