El consumo de cereales en el desayuno previene la ganancia de peso. Esto surge de estudios llevados a cabo desde hace años, los que concluyen que a la hora del desayuno, las personas que comen cereales diariamente tienen un índice de aumento de peso menor, porque la riqueza en hidratos de carbono complejos que ese desayuno tiene, favorece la reducción - en forma relevante – del consumo de grasa total diario.

El estudio comienza por los que no consumen cereales en el desayuno: estos individuos están al tope de la estadística en la ganancia de peso. El parámetro va descendiendo a medida que se van incorporando al desayuno los cereales de manera poco frecuente, frecuente y diariamente. Las probabilidades menores de tener sobrepeso rondan entre el 12 y 20 % y el índice menor de masa corporal (IMC) puede llegar a un valor de entre 2 y 3 kg de peso menos si se consumen cereales diariamente.

El desayuno como estilo de vida saludable

El desayuno debe ser tomado como un acto nutritivo fundamental a la hora de considerar el comienzo del día con un estilo de vida saludable. Y este estilo saludable no solo trasciende al mero disfrute de ese momento, o la importancia de ingerir cereales como base de una alimentación sana, sino que además se manifiesta en otras acciones que se realizan el resto del día, como encarar una jornada laboral o practicar de mejor forma una adecuada ejercitación física.

El desayuno en la lucha contra el sobrepeso

Existe la creencia errónea en un porcentaje considerable de personas, de que saltear el desayuno o algunos alimentos del desayuno, están luchando contra el sobrepeso; son los que salen de su casa a trabajar habiendo bebido solo un café. Otro problema para asumir entre quienes quieren bajar el sobrepeso, es la falta de ejercicio físico que complemente la dieta saludable que se está llevando a cabo, porque de otra forma el esfuerzo puede llevar mucho más tiempo o no ser eficaz.

Consumo de cereales para desayuno por países

En este momento la media de consumo anual de cereales para desayuno per cápita en Europa ronda los 2,7 kilogramos. España está por debajo de la media: 1,5 kg mientras que en el otro extremo Irlanda tiene 8 kg, Suecia y Finlandia, 7 kg y Gran Bretaña roza los 6 kg por persona.

En EE.UU. la media es de 4,5 kg por persona mientras que en países de Iberoamérica hay contrastes: desde México que consume 2 kg por persona hasta Argentina, donde no hay cultura del cereal para el desayuno, ya que solo alcanza a los 300 gramos por persona.

Un desayuno habitual

Los cereales pueden ir acompañados con leche desnatada o descremada y un jugo de naranja o una fruta, agregando eventualmente una tostada con queso desnatado o descremado. Este desayuno ideal que podría incorporarse a un dieta mediterránea, combina el contenido energético de los hidratos de carbono (cereales o tostada), el aporte de calcio (lácteos) y una dosis importante de fibra (fruta o zumo de naranja).

Otro consejo para un buen desayuno es dedicarle un tiempo adecuado y no consumirlo rápido: se recomiendan entre quince y veinte minutos como mínimo.

Consulta al profesional médico de la nutrición

En cualquier caso, los valores expresados son referencias generales que no se aplican a cada caso en particular porque cada organismo reacciona diferente, por lo que las indicaciones para bajar un determinado sobrepeso deben estar ordenadas por un profesional médico de la nutrición.