El Decadentismo , el Parnasionismo y el Simbolismo serán los movimientos estéticos, filosóficos y culturales que protagonizarán la cultura de finales del siglo XIX.

El Decadentismo

El Decadentismo como movimiento estético surge en Francia a finales del siglo XIX, extendiéndose posteriormente al resto de Europa y a los Estados Unidos. La palabra Decadentismo surge como un término despectivo, que será finalmente aceptado por el conjunto de integrantes de este movimiento. Ante la crisis económica y financiera de finales del siglo XIX surge la idea de la crisis de valores, del fin de ciclo y de la decadencia de lo establecido. La estética decadentista es una visión elitista, reaccionaria y hedonista de la vida. De ahí que algunos de sus miembros sean considerados como poetas malditos (Verlaine, Rimbaud, y la fuente de inspiración: Charles Baudelaire)

Charles Baudelaire y el Simbolismo

Charles Baudelaire es un poeta fundamental de la literatura francesa del siglo XIX: una de sus obras, Las Flores del Mal, será el punto de partida de una nueva forma de entender la poesía. Dotado de un enorme talento, reacciona contra el Romanticismo, llevando su poesía hacia el clasicismo y hacia el cultivo de la forma. Considerado el padre del Decadentismo y del Simbolismo, está llamado a proponer una forma nueva, no solo literaria o estética, sino de vida, con el objetivo de escandalizar la moral burguesa (drogas, sexo), de ahí que sea considerado uno de los poetas malditos.

El Dandysmo

El Decadentismo y el Simbolismo tendrán una enorme influencia fuera de Francia, siendo una de estas influencias más claras el Dandysmo como movimiento literario encabezado por Oscar Wilde. Algunos analistas consideran a Oscar Wilde el máximo representante del movimiento, incluso el de mayor calidad literaria.

Oscar Wilde

Oscar Wilde es uno de los escritores más importantes de finales del siglo XIX. Influenciado por John Ruskin y Walter Pater, considerará que todo arte es inútil, expresando esta idea en su obra El Retrato de Dorian Gray. Sus ideas estéticas entran en el terreno del Decadentismo por su visión elitista y aristocrática de la estética del decadentismo, mientras que políticamente está cerca del socialismo anarquista. El escándalo de su relación homosexual con Alfred Douglas, inaceptable en la sociedad victoriana de la Inglaterra de finales del siglo XIX, supondrá el fin de la carrera literaria de Oscar Wilde, quien morirá en parís bajo el falso nombre de Sebastian Melmoth.

El Parnasianismo

El Parnasianismo surge como una derivación del Romanticismo, en parte entendido como una huida de los excesos del último Romanticismo. Así, la idea fundamental del Parnasianismo es la concepción del arte por el arte, donde el arte no debe ser entendido como un instrumento de la moral o de cualquier disciplina, sino que el arte tiene valor sólo en sí mismo. El arte es el fin del artista. La única naturaleza es la artística, lo que les lleva a una consideración fría de esta realidad, y una preocupación, a veces excesiva por la forma y la perfección.

Decadentismo, Parnasianismo y pensamiento filosófico

Pese a presentar un ideario diferente, hay que tener presente que la mayor parte de los autores que inician el movimiento del parnasianismo, acabarán abrazando los ideales estéticos del Decadentismo siendo así los auténticos protagonistas de la vida literaria estética y filosófica de finales del siglo XIX. Mientras Friedrich Nietzsche se plantea la forma de superar el hombre a través del superhombre, cambiando por completo los principios de la moral establecida, los autores de estos movimientos estéticos pretenden lo mismo.