La flor de Nochebuena pertenece a la familia Euphorbiaceae y su nombre científico es Euphorbia pulcherrima. es un arbusto que florece en invierno con grandes hojas color verde oscuro y pequeñas inflorescencias amarillas.

Lo que llama la atención son sus grandes brácteas, órgano de la planta parecido a las hojas que protege a la flor y que no cumple la función de la fotosíntesis. En la Nochebuena son de color rojo, rosa, blanco verdoso o amarillento y forman la corona de la planta, es decir, la parte superior.

Es originaria de los estados de Morelos y Guerrero, en donde la empleaban en varias celebraciones del amplio calendario festivo, sobre todo en la fiesta llamada Tlaxochimaco, del noveno mes, fiesta dedicada a Huitzilopochtli, el dios de la guerra.

Leyenda azteca

Cuando los aztecas dominaban la mayor parte del país, el grupo de los chontales, que para los aztecas quería decir despectivamente “idioma que hablan en la garganta, que no se escribe porque no se pronuncia”, no estaba dispuesto a pagar tributo al gran monarca y decidió sublevarse en la región de Tlascho (hoy Taxco, México).

Moctezuma Ihuilcamina (1440-1469), mandó el más poderoso de sus ejércitos para terminar con la rebelión. De las huellas de sangre que dejaron los chontales en lo que hoy es Taxco, nacieron unas flores hermosas de color rojo sangre que representaban el espíritu de los derrotados.

Tiempo después el emperador azteca, que daba un paseo por el pueblo de Tlasho, encontró entre los cerros de Cuetlaxochitlán una bella flor que decidió llevarse a sus jardines botánicos ubicados en Huaxtepec y Chapultepec para cultivarla.

La palabra cuetlaxóchitl proviene del náhuatl cuetlahui , que significa marchitrse y "xóhitl", flor. "Flor que se marchita” o "flor de pétalos resistentes como el cuero”. Representaba la pureza para el pueblo azteca y estaba relacionada con la nueva vida de los guerreros muertos en la batalla, que regresarían a la tierra en forma de colibríes a libar la miel de la planta.

En otros casos la Nochebuena también simbolizaba la sangre de los sacrificios indígenas que renovaban la fuerza del rey sol y ponían en marcha el universo entero.

En la medicina tradicional azteca, los cataplasmas y fomentos de cuetlaxóchitl se aplicaban para tratar enfermedades de la piel. Los indígenas usaban el jugo lechoso de la planta como tratamiento para bajar la fiebre y el extracto de sus brácteas mezclado con resina de pino (oxtle) para teñir de rojo artículos de cuero, telas como el algodón y cosméticos.

Su uso en el Virreinato

En la época del Virreinato, cuando los frailes evangelizaron a los indios, la flor de Nochebuena dio gran colorido y belleza a los nacimientos en las iglesias y conventos. Esto comenzó en Taxco cuando a los frailes franciscanos se les ocurrió adornar un santo pesebre en los días cercanos a la Navidad.

A partir del siglo XVI y hasta nuestros días, está presente en las fiestas navideñas y todavía es utilizada en varias localidades del país (México) para aumentar la leche de las nodrizas.

El cuidado de la planta

La flor de Nochebuena necesita como mínimo seis horas diarias de luz solar indirecta. Durante el día se recomiendan temperaturas de entre 65º y 70º F y por la noche entre 60º y 65º F. Esto ayuda a que la flor mantenga la viveza de su color.

La planta se desarrolla en suelo húmedo pero no mojado. Por eso cuando la parte superior del suelo se seque la planta debe ser regada con agua que esté a temperatura ambiente y la maceta debe tener un orificio de drenaje.

Un regalo de Navidad de México para el mundo

La flor de Nochebuena también es conocida como flor de fuego, flor de Pascua, flor de Santa Catarina, flor de bandera y en otros países poinsettia en memoria de Joel R. Poinsett, quien siendo embajador de Estados Unidos en México envió las semillas de esta flor a Charleston, las que posteriormente se propagaron a toda Europa, formando parte de la decoración de los templos en las fiestas navideñas.

El 24 de diciembre de 1899, la cuetlaxóchitl adornó la Basílica de San Pedro en el Vaticano, provocando con su belleza la admiración de todos los visitantes. Es utilizada en forma de arbusto y como planta con flor en maceta orientada a la floricultura, es decir, al cultivo de flores y plantas ornamentales.