Asia es el continente con un menor porcentaje de cristianos del mundo, donde aproximadamente un 10 por ciento de los 3.000 millones de personas que viven en Asia profesan esta religión. No obstante, el cristianismo se encuentra en expansión en algunos países de la región, lo que ha llevado a episodios de tensión con las religiones mayoritarias locales.

El origen del cristianismo en Asia

Aunque la labor de los primeros apóstoles es más conocida en Europa que en Asia, el origen de esta religión en Oriente Medio, en un punto intermedio entre ambos continentes, permitió que la evangelización se extendiera hacia ambas direcciones. Según los escritos, la principal labor de difusión de cristianismo hacia el este durante los años posteriores a la muerte de Cristo se le atribuye a Santo Tomás, quien habría introducido las enseñanzas cristianas en el imperio de los partos, la actual Irán, y en India.

Durante los primeros siglos hasta aproximadamente el año 1300, la evangelización se concentró en la parte oeste de Asia y se fue introduciendo tímidamente en el imperio chino e incluso en el imperio mogol, al norte de China, donde se detecta presencia cristiana hacia el siglo XIII. La evangelización de la parte más oriental de Asia no llegaría hasta el siglo XV con las colonizaciones europeas, que llegaron primero de la mano de los portugueses y después de holandeses y españoles.

No obstante, estas naciones no profesaban la misma rama del cristianismo, lo que llevó a la introducción en Asia de los diferentes cultos cristianos, principalmente del luteranismo, difundido por Holanda, el anglicanismo, difundido por los ingleses, y el catolicismo, cuyos principales evangelizadores fueron los españoles.

Distribución de los cristianos en Asia

La distribución de los cristianos en Asia varía según el país del que se trate, aunque se pueden establecer similitudes según las áreas dentro del propio continente.

  • En Asia central, el cristianismo es practicado principalmente por las poblaciones de origen eslavo, quienes en general son ortodoxos orientales. Kazajistán es el estado con una mayor concentración de cristianos en esta región.
  • En el sur de Asia, India tiene una de las comunidades cristianas más importantes de Asia, con unos 130 millones de seguidores. Los enclaves más importantes del país se encuentran en la frontera de Birmania, Nagalandia y Mizoram, donde cerca del 89% de la población es cristiana. Filipinas, por su parte, mantiene la influencia religiosa española y aún cuenta con una de las poblaciones católicas mas densas de Asia.
  • En Asia Oriental destaca la progresión del cristianismo en Corea del Sur, donde se experimenta uno de los mayores crecimientos de esta religión en el mundo. En Corea del Sur hay aproximadamente un 30 por ciento de población cristiana, aunque el crecimiento es muy rápido y se calcula que hay unos 150.000 bautismos de adultos cada año.
  • En China, según el “Atlas de la Biblia” de Tim Dowley, «después de la Revolución Cultural que China experimentara en 1966, el cristianismo fue forzado a funcionar clandestinamente. Esto dio lugar a que surgiera el movimiento de las iglesias secretas en los hogares, el cual se esparció rápidamente” . Así en China el cristianismo se ha mantenido como una minoría, aunque actualmente hay unos 110 millones de cristianos, la mayor parte protestantes.
Hay otros países donde el cristianismo está avanzando con fuerza como Nepal, Bangladesh, Singapur o Vietnam.

Ante esta progresión de esta religión en Asia, Justin Long editor asociado de la World Christian Encyclopedia, advierte que “el cristianismo ya no está contenido, ni acuartelado, en Europa o EEUU, como en siglos pasados. El evangelio se está convirtiendo en una fuerza dominante en África y Asia. Estas naciones ya envían misioneros a nuestros países”.

Abusos contra la población cristiana en Asia

Durante los últimos años se han denunciado numerosos casos de persecución de las minorías crisitianas en países asiáticos. Irak es probablemente el país donde las violaciones de los derechos humanos hacia este grupo son más flagrantes, aunque los problemas suelen ser frecuentes en países con mayorías musulmanas o budistas.

Malasia es el último de los países asiáticos donde la tensión religiosa crece con fuerza. En este sentido, recientemente se ha vivido en el país una tensión social por el uso de la palabra Allah, que ha llevado a atacar templos principalmente cristianos.

Según el Informe sobre Libertad Religiosa 2009 elaborado por el gobierno de los Estados Unidos, hay episodios frecuentes de violencia contra los cristianos en Afganistán, Irak, Irán, India, Sri Lanka, Laos, Vietnam y Corea del Norte.