La Inteligencia Artificial empezó a surgir como concepto a finales del siglo XX, dando paso a la agrupación de sus definiciones en cuatro categorías planteadas por Russell y Norving en su libro Inteligencia Artificial (1996).

  1. Sistemas que piensan como humanos
  2. Sistemas que actúan como humanos
  3. Sistemas que piensan racionalmente
  4. Sistemas que actúan racionalmente

Las cuatro categorías

Russell y Norving clasifican los conceptos de diversos autores.

En la primera categoría planteada por los expertos “Sistemas que piensan como humanos” se encuentra una definición realizada por Haugeland (1995) en la cual plantea a la Inteligencia Artificial como “la interesante tarea de lograr que las computadoras piensen... máquinas con mente, en su amplio sentido literal”.

En la segunda categoría “Sistemas que actúan como humanos” se puede encontrar la definición de Kurzweil (1990) definiendo a la Inteligencia Artificial como “El arte de crear máquinas con capacidad de realizar funciones que realizadas por personas requieren de inteligencia”.

La tercera categoría planteada es “Sistemas que piensan racionalmente” dentro de la cual se encuentran definiciones como “El estudio de las facultades mentales mediante el uso de modelos computacionales” planteada por Charniak y McDermott en 1985.

Dentro de la última categoría “Sistemas que actúan racionalmente” se encuentra la definición de Schalkoff en 1990 que conceptualiza a la Inteligencia Artificial como “Un campo de estudio que se enfoca a la explicación y estimulación de la conducta inteligente en función de procesos computacionales”.

Con ello estas cuatro categorías se llegan a considerar como posibles objetivos que la Inteligencia Artificial podría lograr, en cuanto a procesos mentales, razonamiento, conducta y eficiencia humana.

Concepto de Inteligencia Artificial

Uno de los conceptos más reconocidos y aplicados para la definición de la Inteligencia Artificial fue realizado por Rich y Knight, definiéndola como “El estudio de cómo lograr que las computadoras realicen tareas que por el momento, los humanos hacen mejor” (1991), con este concepto y a través de un análisis de los diversos significados que se pueden plantear a la Inteligencia Artificial, he desarrollado un concepto propio, “la Inteligencia Artificial es un sistema programado y creado por el ser humano para lograr mejorar o agilizar las actividades que realiza el hombre”, con ello agregando un valor al ser humano por ser el creador de la Inteligencia Artificial y dando a conocer su objetivo de una mejora y mayor agilidad, así como mencionando su fin de realizar actividades que el hombre ha desarrollado a lo largo de su vida en un tiempo menor del programado normalmente.