El significado de lugar se puede expresar con unidades varias y en distinta posición, pero son los adverbios aquí (acá), ahí y allí (allá) los que realizan la función de complemento circunstancial con carácter autónomo.

Estas unidades tienen la característica de situar la acción verbal en relación con las tres personas gramaticales: aquí y acá señalan lo cercano a la primera persona (el hablante); ahí muestra lo que se halla cerca de la segunda persona (el oyente); allí y allá apuntan a un lugar distinto de aquel en que se encuentran los interlocutores.

Adverbios que señalan un lugar contrario a otro

Son adverbios que presentan formas opuestas como antónimos: delante/detrás; dentro/fuera; encima/debajo; arriba/abajo; cerca/lejos. También señalan lugar alrededor, enfrente y aparte; el relativo átono donde y el interrogativo-exclamativo dónde.

Adverbios locativos con preposiciones

Todos los adverbios locativos señalan un lugar, pero algunos de ellos lo hacen en forma muy general, por eso cuando se quiere precisar la localización con significados de dirección, procedencia o aproximación, se recurre al empleo de preposiciones. Los únicos que no admiten preposición ante ellos son aparte y alrededor (Se quedó aparte, Corrí alrededor de la plaza), pues cuando la llevan no son adverbios sino sustantivos y necesitan llevar artículo: Se perdió por los alrededores.

Casi todos los adverbios locativos son compatibles con de, desde, hacia, hasta, para y por; pero rechazan ante, bajo, con, contra, en, según, sin, sobre, tras. Algunos admiten dos preposiciones, cada una con su significado particular: El perro salió de por ahí, Todos esos jóvenes son de por allá.

Arriba, abajo, adelante y adentro

Para expresar el significado de dirección existe una construcción locativa especial que consiste en usar los adverbios arriba, abajo, adelante y adentro pospuestos a sustantivos de lugar (siempre en singular y sin artículo):

Ella siguió calle arriba.

El nadador se lanzó mar adentro.

Río abajo se encuentran más peces.

Complementos circunstanciales de lugar situacionales y direccionales

Las preposiciones permiten diferenciar tipos semánticos en el complemento circunstancial de lugar. Unos hacen referencia a una ubicación exacta (situacionales): Vivo en Lima, Ponlo sobre la mesa, Colóquese frente a la pared. Otros implican un movimiento que puede apuntar al origen, al destino o al lugar aproximado en que ocurre la acción verbal (direccionales): Han salido para México, Volvió de París, Las vi desde el coche.

Atrás y detrás

Estas dos formas son sinónimas, pero se emplean en construcciones distintas. Se usa detrás cuando va especificado por un complemento determinativo: Se fue para detrás del telón; la forma incorrecta es Se fue para atrás del telón.

Se usa atrás cuando el adverbio forma parte de una expresión temporal: Esto ya viene de atrás, Lo supimos días atrás.