Desde hace unos meses circula en internet un video, cuyo autor se hace llamar “Mike”, que asegura tener información de la NASA la que, mediante el Laboratorio de Propulsión Jet1 del Instituto de Tecnología de California, habría realizado cálculos precisos sobre la órbita y desplazamiento del cometa C/2010x1 o Elenin. Este al alinearse con la Tierra y el sol u otros planetas produciría sismos de gran magnitud, lo que explicaría el origen de varios terremotos sufridos estos últimos años como los de Nueva Zelanda, Chile y Japón.

Según el video de “Mike”, y seguidores de teorías que afirman el fin de la Tierra, las próximas alineaciones traerían consecuencias peores. Esto porque el cometa estaría cada vez más cerca de la Tierra no descartando que pudiera producirse una colisión.

Se pronostican cuatro fechas de alineaciones en lo que queda del año: el 27 de septiembre, el 17 de octubre, el 5 de noviembre y el 23 de noviembre.

Según corrientes de orientación catastrofista la proximidad cada vez mayor de Elenin a la Tierra podría producir la temida inversión de los polos magnéticos lo que causaría la destrucción total del planeta. Esta idea se asemeja a pronósticos de los Mayas respecto al 2012 y a la de varios grupos filosófico-religiosos.

La teoría de la inversión de los polos

Los seguidores de ideas alusivas a una destrucción de la Tierra y otras tendencias afirman que el planeta sufrirá la inversión de sus polos magnéticos -vale decir el norte pasaría a ser el sur y viceversa- lo cual causaría el desborde de océanos, grandes cataclismos y la extinción de toda vida.

En 1995 la vidente Nancy Lieder aseguró haber sido contactada por extraterrestres, quienes le habrían transmitido mensajes que pronosticaban que a principios del siglo XXI la Tierra sería embestida por un planeta que llegaría para invertir su polaridad y acabar con toda vida. A dicho planeta se le llamó Nibiru y hoy en día muchos lo asocian a Elenin, aunque este sea un cometa.

Las predicciones de los Mayas vaticinan “el tránsito de un cometa cuya cola de más de 100 kilómetros atravesaría la órbita entre la Tierra y el sol”. En la sección “Misterios de la Astrofísica” de wordpress.com se publicó un artículo (3 de agosto de 2011) donde se asegura tener una imagen -mediante la técnica de los círculos en los cultivos- que representaría el descenso del cometa entre la órbita del sol y la Tierra.

Algunos seguidores de estas teorías ratifican la veracidad de sus postulados en la seguidilla de terremotos que se han producido, pero la ciencia salió al paso para desmentir la ola de especulaciones. David R. Morrison, director del Centro de Estudios del Universo en el Instituto SETI, asegura: “La versión de que el cometa produjo la rotación de tres grados en el eje terrestre causando el terremoto en Chile es ficción pura (…). Lo que se produjo fue un desplazamiento de la superficie por el movimiento propio de las placas tectónicas”.

La NASA desmiente influencia destructiva de Elenin

Don Yeomans, de la Oficina del Programa de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA, descartó cualquier incidencia catastrófica del cometa Elenin, pues afirma que a pesar de que se esté aproximando a la Tierra no es lo suficientemente significativo como para hacer daño: “Tienes una bola de hielo sucia de tamaño modesto que no se acercará a menos de 35 kilómetros (…). En comparación, mi automóvil subcompacto ejerce una influencia mayor sobre el océano que el cometa Elenin”, comentó a cosmonoticias.org

Pablo Pacheco Railey del sitio astrónomos.org se encarga- igualmente- de dar pruebas que desmienten el impacto nocivo de Elenin: “Ojala fuera cierto que pasaremos por la estela de ese cometa. Nuestro planeta hace eso todos los años con más de un centenar de cometas. (…) El fenómeno que resulta es conocido popularmente como “Lluvia de Estrellas”. Es un evento astronómico inofensivo”.

Mientras más se acerca el 2012- período culmine de numerosas profecías asociadas al fin de la Tierra- más crecen las ansias de ciertos grupos por comprobar la veracidad de sus dichos respecto a la ola de catástrofes anunciadas. El que sus pronósticos se cumplan o no parece inquietar a parte de la población, pero no a las ciencias que aseguran que el planeta no se verá afectado calamitosamente, al menos por este cometa.