La palabra clítoris proviene de la palabra griega “kleitoris” que significa pendiente o colina. Es el órgano sexual femenino por excelencia, ya que su estimulación puede llegar a producir sensaciones muy placenteras e increíbles orgasmos.

Un poco de historia

A principios del siglo XX, algunas teorías psico-sexuales, como las de Sigmund Freud, afirmaban que el clítoris era un órgano inacabado, como un vestigio del pene, y que las mujeres debían aprender a obtener el placer sexual a través del coito vaginal, ya que el placer mediante el clítoris era considerado inmaduro.

Freud aseguraba que la mujer debía realizar un trasvase erótico del clítoris a la vagina para conseguir la madurez sexual.

Estas teorías permanecieron en la cultura durante muchos años, hasta el punto de que en la actualidad, el modelo sexual sigue estableciendo diferencias entre mujeres “clitorianas” y mujeres “vaginales”.

Hoy en día se sabe que el clítoris es un órgano sexual completo, histológicamente similar al pene, capaz de producir placer sexual debido a la gran cantidad de terminaciones nerviosas que posee.

Psicológicamente, existen muchos estudios que demuestran que las mujeres que gozan a través de la estimulación del clítoris, como las que gozan con la estimulación vaginal, pueden desarrollar una respuesta sexual completa y madura.

Anatomía

El clítoris es un órgano más complejo de lo que muchas personas piensan. Se encuentra situado fuera del canal vaginal y está adosado al pubis. Está formado estructuralmente por un glande, un tallo y dos raíces.

El glande es la parte exterior, y por tanto, la que se puede ver. Está situado donde se juntan los labios mayores, por encima de la uretra o meato urinario. Es la parte más sensible, ya que está dotado de una gran cantidad de terminaciones nerviosas, receptores táctiles y de placer.

El tallo del clítoris se encuentra a continuación del glande y está situado bajo la piel del pubis. Está compuesto por dos cuerpos cavernosos, que se llenan de sangre durante la excitación sexual, al igual que el pene. A partir del tallo, el clítoris se divide en dos profundas raíces adheridas a la superficie pubiana.

Excitación sexual

Durante la fase de excitación sexual, el clítoris se erecta, recibiendo mayor cantidad de sangre que llenan los cuerpos cavernosos y aumentan de tamaño el glande y el tallo.

Es extremadamente sensible y está cubierto por un capuchón que lo protege. La estimulación directa es la más adecuada para proporcionar placer, dependiendo de los gustos de presión de cada mujer.

A muchas mujeres puede molestarles una estimulación continuada, fuerte y directa sobre el clítoris.

Durante la penetración puede haber una estimulación indirecta del clítoris, ya que como se ha comentado, el clítoris tiene una parte que no vemos. La fricción producida en toda la zona vulvar debido a la penetración, puede producir fricción indirecta de este órgano, proporcionando a la mujer sensaciones muy placenteras.

¿Manual u oral?

La técnica sexual que más suele gustar a las mujeres es la estimulación directa del clítoris mediante sexo oral. Esta técnica puede producir sensaciones muy placenteras debido a la humedad y características de la estimulación con la lengua.

A otras mujeres les gusta más la estimulación manual de dicho órgano, ya que se sienten más cómodas a través de esta práctica.

Ya sea manual u oral, la estimulación directa del clítoris realizada de forma adecuada, suele producir grandes orgasmos.

Estimulación mixta

Hoy en día, se sabe que la estimulación simultánea del clítoris y la vagina, hace que la mujer pueda disfrutar más de la penetración, y es la técnica sexual que más satisfacción produce tanto a los hombres como a las mujeres.

Sin embargo, cada persona en función de sus circunstancias, disfrutará con un tipo de prácticas más que con otras, donde ya entrarán en juego otros aspectos más psicológicos que fisiológicos.