Inglés versus chino mandarín. Oriente y Occidente no solo se enfrentan en los mercados financieros y en la carrera armamentista. China compra la deuda de Europa y los Estados Unidos, domina el comercio, se está preparando para sustituir al euro y al dólar por el yuan, futura moneda de reserva mundial. ¿Es una utopía? Además, China tiene como objetivo conquistar la comunicación del siglo.

Pasado y presente de la lengua hablada en China

Hace diez años nadie hubiera imaginado que el chino mandarín superaría la Gran Muralla. En 2011 ha forjado un récord: a principios de octubre el chino se convirtió en la lengua que más gente comenzó a estudiar. Un auge sin precedentes, por cantidad y velocidad. En el 2000 había poco más de dos millones de personas no chinas que intentaban aprender los ideogramas chinos. Hoy en día son 50 millones, la demanda de clases es muy grande para que escuelas y universidades puedan responder a las necesidades. China se convierte en la segunda mayor economía del mundo y el chino ya ha mostrado sus intenciones de convertirse en “el” idioma.

Lengua y poder van de la mano

La tendencia en los últimos 5 años parece indicar que en el 2015 el chino mandarín podría conseguir su hegemonía cultural en la economía y en la política. “El resultado, dice el profesor Li Quan de la universidad Renmin de Pekín, está descontado; históricamente quien domina y tiene el control de las riquezas, ha siempre impuesto la propia lengua”. Es claro que China tendría, a largo plazo, el poder comercial y Occidente se ve en la necesidad de conocer y entender cómo funciona el idioma chino. “El ascenso del chino mandarín y el ocaso del inglés son el espejo de la realidad popular”, continuó diciendo Li Quan.

China invierte en la difusión de su lengua

Ningún gobierno ha invertido tanto dinero para imponer una lengua. El primer Instituto Confucio, especializado en la enseñanza del chino, abrió en el extranjero en el año 2005. En cinco años se abrieron 315 institutos en 94 países. Una extraordinaria muestra del poder de Pequín: 5000 profesores enviados y mantenidos en muchos países, con la ambición de llegar a mil institutos de enseñanza de la lengua china para el 2015.

El chino en el mercado laboral

Un informe del Banco Mundial ha certificado que el mandarín es la lengua más buscada por las empresas, que un neolicenciado sea en grado de hablarlo acorta en un tercio la espera por el primer empleo. Las multinacionales alemanas comenzaron a incluir el conocimiento del chino como requisito previo para una entrevista de trabajo.

No conocer la lengua china es la nueva pesadilla para profesionales y hombres de negocios. Los contratos han comenzado a adoptar los ideogramas chinos y en las tratativas políticas y comerciales las delegaciones de Pequín pretenden exprimirse en su lengua madre.

El idioma chino, no solo gana terreno en Occidente

En Asia y en los países en vías de desarrollo, la lengua de los antiguos funcionarios imperiales (mandarín deriva de mantrin = ministro de las dinastías prerrevolucionarias), se está convirtiendo en una alternativa del inglés, como lengua franca. En Pakistán, desde este año, la enseñanza de la lengua es obligatoria en las escuelas; el presidente ruso Medvedev declaró el 2010 como Año de la Lengua China en Rusia; en Corea del Sud y Japón los inscriptos en los cursos de mandarín han crecido 400% en un año, mientras los expaíses satélites soviéticos de Asia central están sustituyendo el ruso por el chino.

“Estamos frente a una revolución del lenguaje humano”, explica Wei Zhebg, profesor de la Facultad de Idiomas de Beijing. “Aprender el mandarín es complicado y no cualquiera que lo estudie puede tener la capacidad de aprenderlo”, concluyó Zhebg.