Los estudios llevados a cabo sobre la anatomía de hombres y mujeres demuestran que el cerebro femenino ocupa menos volumen que el masculino. Sin embargo, no se debe concluir que las mujeres tengan menos inteligencia que los hombres, ya que otra de las comprobaciones que se han constatado es que el nivel medio de inteligencia es el mismo en ambos sexos.

Es cierto que existe algunas diferencias de conexiones y estructuras entre ambos sexos.

Hombres más activos, mujeres más emocionales

El cerebro masculino dedica más espacio al impulso sexual y a todo lo relacionado con el sexo, así como a la acción. El cerebro femenino está más relacionado con las emociones. Es normal, por tanto, que los recuerdos vayan relacionados con esa mayor retentiva "temática" y que unos y otros recuerden con más viveza los temas que se guardan más fácilmente en su memoria (y en los que, al fin y al cabo, aunque de manera inconsciente han puesto más interés).

Otros estudios han demostrado que el cerebro de los hombres desarrolla hasta el 30% más de conexiones neuronales, por lo que son capaces de resolver con más inmediatez problemas o situaciones lógicas. Las últimas investigaciones también destacan que las mujeres tienen mejor retentiva general. El que las mujeres tengan más memoria en términos generales no es gratuito. Parece que eso va ligado a dos situaciones actuales: ellas hacen más cosas a la vez, con lo cual tienen activadas áreas cerebrales distintas y en segundo lugar, ellas estudian más, y eso, es otra forma de mantener recuerdos.

Cuestión de tamaño

El tamaño del cerebro masculino es mayor, pero las mujeres tienen más grande la corteza frontal, donde se ejecutan una multitud de tareas que tienen que ver con el entendimiento superior. Ellas también tienen mayor el área conocida como corteza límbica, donde se almacenan y recuperan las emociones. En el cerebro masculino ocupa más espacio la llamada corteza parietal, que se ocupa de la percepción del espacio y también la amígdala, pequeña área cerebral que interviene en la regulación de las emociones, y el comportamiento frente al estrés. Quizá por eso las mujeres sean, con más frecuencia, presa fácil de la ansiedad y los nervios.

Una curiosa situación durante el embarazo

El que durante el embarazo, las mujeres pierdan memoria, parece tener una reacción biológica. Al parecer, los cambios hormonales que se producen durante la gestación afecta a la zona cerebral que se encarga de la memoria espacial. Por eso pueden no recordar donde dejan las cosas y estar algo más despistadas.

Qué es la memoria genética

Según diversas teorías, además de la memoria personal, existe una memoria colectiva, genética. Los recuerdos almacenados en esta memoria, se formarían a partir de la experiencia de la raza humana, fijándose en los genes sin necesidad de haberlo experimentado individualmente. Eso explicaría, que una gran mayoría de niños elijan como juguetes coches y armas sin haberlos visto antes y la mayoría de niñas eligen muñecas. Esa memoria al igual que la personal, también cambia.