Los dos panes de maíz más famosos de la Abya Yala, como llamaban los indígenas en su condición de pobladores originarios al continente americano, son la tortilla y la arepa. Esta última puede ser consumida como plato principal o como acompañante. Sin embargo, en ocasiones, algunas personas prefieren sustituir la arepa, elaborada a base de harina de maíz, por casabe, cuyo ingrediente principal es la nutritiva yuca amarga o mandioca, además del alto contenido de fibra y el bajo contenido de carbohidratos.

Origen del casabe

En Venezuela, la alimentación de las comunidades indígenas conserva mucho de sus costumbres y tradiciones de siglos pasados, a pesar del intercambio culinario producto del contacto con otros pueblos.

Ejemplo de esto son los alimentos de origen indígena que han logrado permanecer tal como la hallaca, la arepa, los ajiceros y el casabe.

A partir de la yuca y a través de una tecnología ideada por los indígenas para extraerle el ingrediente mortal o veneno indígena que contiene la yuca amarga (ácido cianhídrico), los indígenas obtienen una pulpa que, luego de tamizar, cocinar y secar al sol, da origen al casabe.

Leyenda indígena sobre el origen de la yuca amarga

Algunos indígenas cuentan que un día murió el hijo de un cacique que era un muchacho. El mismo fue enterrado con gran pompa y al cabo de un tiempo, cuando de acuerdo con la costumbre, fueron a desenterrar sus restos, no hallaron ni rastros del cadáver en la fosa o agujero, sino que encontraron una gran raíz que se convirtió en el principal alimento de los indígenas de la región.

Con esta historia se revela que el paso de la muerte de un indígena a un alimento permite la vida de quien de él se alimenta.

Elaboración del casabe

Lo primero que debe hacer es sembrar la yuca amarga y esperar hasta su punto de maduración adecuado para sacarla de la tierra. Se le elimina la cáscara, se lava con agua y se ralla hasta obtener una harina fina.

Luego se introduce en un prensador hecho de moriche o de otra palma (denominado sebucán) y un extremo de madera en su parte inferior. Se cuelga el sebucán y desde la madera se le comienza a dar vueltas y a torcer para que exprima el yare (veneno) y quede sólo el polvo de yuca seco. Luego se tamiza con la finalidad de separar las partes finas de las gruesas.

Posteriormente, se coloca en el budare del horno especialmente para cocinar casabe a una temperatura de entre 80 y 160 grados centígrados, una capa delgada del bagazo de la yuca formando una torta de gran diámetro pero con apenas unos cuantos milímetros de espesor.

Luego se voltea evitando que se parta. Finalmente se pone al sol para se seque.

Atributos

El casabe es el pan ideal para quienes cuidan su figura y su salud, ya que no tiene colesterol, no tiene sal, es muy bajo en calorías, limpia el aparato digestivo, evita el estreñimiento, no produce gases, no daña el sabor de los platos que acompaña y es excelente para consumir en dietas.

En términos de carbohidratos total, su nivel de energía es de 343 kilocalorías sobre 100 gramos y es bajo en proteínas (1,3%). Investigaciones explican que de los requerimientos mínimos diarios el casabe puede aportar 23% de vitamina B y 30 % de niacina.

En cuanto al calcio que contiene, si se compara con otros alimentos como el pan blanco, la harina de trigo, el arroz y las hojuelas de maíz, se puede decir que es alto, igual que su contenido en hierro.

Gracias a la fibra que contiene, su consumo puede contribuir a reducir la incidencia de ciertas enfermedades como la diabetes, las afecciones coronarias, el cáncer de colon y distintos trastornos digestivos.

El casabe tiene 9% de fibra, el pan de trigo tiene 4,61%, las hojuelas de avena tienen 7,66% y el arroz tiene 4,64%.

Casabe, producto de exportación

Hoy en día, el casabe no sólo traspasó las fronteras de las poblaciones indígenas de diferentes países donde se produce (República Dominicana, Brasil, Colombia, Cuba, Venezuela, etc.), sino que, además, traspasó las fronteras de estos países latinoamericanos para llegar a estanterías de países como Curaçao, Aruba, Japón, Europa y Estados Unidos, en sus diferentes envoltorios y presentaciones.

En la mayoría de los automercados de Venezuela se consiguen las tortas y galletas de casabe en diferentes presentaciones y marcas.

No sólo se ofrece el casabe tradicional sino también el saborizado con ajo y cebolla (en círculos de aproximadamente 3 cms de diámetro), los cuales sirven como entremés acompañados de cremas, vegetales y quesos.

Si quieres ver la elaboración del casabe, haz click aquí. Si quieres degustarlo visita alguna estantería de un supermercado de tu país, pero si quieres probar el casabe tradicional, visita Venezuela y compra el tradicional casabe que se sigue vendiendo a orillas de las diferentes carreteras nacionales.