A principios de los años noventa parecía, juzgando por las ex listas de música, que la “dominación” de la cantante Madonna acabaría. Como una de sus “rivales” más peligrosas apareció Paula Abdul, popular en la época gracias a su danza y a la carga erótica.

Sin embargo, la estadounidense de ascendencia italiana devolvió el golpe, o más precisamente, los golpes. El primero fue el video provocativo de la canción "Justify My Love" que, estando prohibido en las televisiones, se convirtió en uno de los más populares; el segundo el álbum "Erotica"; el tercero el libro "Sex".

De esta manera, Madonna ha mantenido el “número uno en la música”, como lo han explicado algunos sociólogos. Pero detrás de su lucha, según la profesora de la London School of Economics, Catherine Hakim, se encuentra a lo que ella llama: el capital erótico.

La fórmula para la victoria

Este tipo de capital se refiere a la combinación de dos atracciones - la física y social - que ayudan a una persona a lograr avances en su carrera, así como en la vida privada. Hakim dice que va más allá de la belleza y el atractivo sexual, ya que implica la presencia de las "soft skills". Se trata de encanto, empatía e inteligencia emocional.

La profesora afirma que una persona en la que destaca en estas habilidades (con el capital erótico más grande que el promedio) gana de un 10 a un 15% más de ingresos por el mismo trabajo que otros empleados. Ésta es una de las razones por las cuales unos economistas lo consideran igual de importante que el capital económico, cultural, humano o social.

Erotización y provocación, pero con prudencia

En cuanto al capital erótico de Madonna, alguien podría preguntarse: si la masturbación en el escenario, por ejemplo, ayudó a su supervivencia en el top de las listas musical, ¿por qué la mayoría de "vendedoras de amor" de las calles permanecen en la parte inferior de la escala social, despreciadas, pobres y sin protección?

En respuesta a esta “ilógica aparente”, Hakim explica que incluso Madonna no tendría ningún éxito si se hubiera basado sólo en escenas eróticas. Por el contrario, lo que fue más acreditado por su triunfo es que ella es - además de ser físicamente atractiva y provocativa - inteligente, ambiciosa y prudente. Simplemente, la persona adecuada para el negocio.

La batalla que las mujeres recibirán

Este hecho se puede demostrar en el caso del éxito suyo y el de su ex pareja, el bailarín Carlos León: aunque a menudo se dice que las mujeres son el sexo más bello, según la opinión de muchos, León es más atractivo que Madonna; no obstante, su fama y celebridad son sólo unas pequeñas fracciones de las suyas. Hakim lo aclara con el hecho de que, a pesar de no ser una cantante excepcional ni tampoco más guapa que su ex-novio, Madonna es una mujer que sabe sacar muy buen partido de su sensualidad.

En concreto, su investigación mostró que la sensualidad de los hombres y de las mujeres simplemente no vale igual; la femenina parece alcanzar un precio más alto que la masculina. El resultado es que el capital erótico de las mujeres es más eficaz, puesto que los hombres siguen siendo la mayoría los consumidores de pornografía, prostitución y turismo sexual.

Brasil y el colapso del acceso a "Acéptame como soy"

En uno de los estados conocidos precisamente por el turismo sexual, Brasil, incluso las intervenciones estéticas se ven como una forma razonable de avanzar en una cultura donde se pone mucha atención acerca de la apariencia, de la sensualidad y del capital erótico en general.

Aunque muchos consideran que se puede discutir si la práctica en este país es correcta, la psicóloga croata, Sanja Jurlin, la justifica. Ella indica que el lema "Acéptame como soy" es un principio sincero y honesto, pero hoy en día no es suficiente para impresionar a los superiores ni a personas del sexo opuesto.

"Un día para amar tu cuerpo" y/o la realidad nueva

Cuando se trata de impresionar a los superiores, incluso las feministas de los Estados Unidos, recientemente combatientes en contra de la cirurgía estética, han cambiado la actitud hacia el ajuste quirúrgico, principalmente cuando lo usan mujeres.

El grupo “NOW” (National Organization for Women), que durante años ha organizado un "Día para amar tu cuerpo", ya no aprueba el mito de la belleza. Ahora acepta la “realidad nueva”: con palabras bonitas se pueden abrir una “puerta de hierro”, pero con una presencia atractiva, que forme parte del capital erótico, se abren muchas puertas más.

Precisamente gracias a esta realidad, Madonna se convirtió de una cantante en decadencia a, en opinión de muchos, la ícono de pop.