Desde hace muchos miles de años, la naturaleza se ha encargado de pulir con esmero las paredes verticales que forman el Cañón del Sumidero, logrando una obra maestra de características extraordinarias y de una belleza sin igual.

Localizado a tan sólo 15 kilómetros de Tuxtla Gutiérrez, capital del estado de Chiapas, esta enorme abertura de tierra está rodeada por paredes verticales que alcanzan en algunos puntos hasta los mil metros de altura, con una vegetación inigualable y con el río Grijalva corriendo a sus pies.

Viaja a través del Cañón

Una de las mejores maneras para disfrutar el Cañón del Sumidero es recorrerlo en lancha haciendo el paseo de unos 32 km. aproximadamente desde el embarcadero de Chiapa de Corzo hasta la entrada a la Presa de Chicoasén.

Navegar a lo largo del río Grijalba permite a los turistas experimentar la magnificencia del paso del tiempo a través las cortezas terrestres del Cañón y disfrutar de las cascadas y cursos de agua temporales que se precipitan desde grandes alturas; estructuras rocosas que se han formado a lo largo de los años, grutas y una pequeña cueva donde se encuentra una imagen de la Virgen de Guadalupe; además de la isla de La Soledad, un pequeño punto de tierra en medio de un abismo gigantesco.

Admira el Cañón del Sumidero desde las alturas

También se puede hacer un viaje por carretera a lo largo del Cañón del Sumidero y admirar su belleza desde lo alto. La ruta es de unos 22 km. aproximadamente desde Tuxtla Gutiérrez y se pueden hacer pausas en los cinco miradores del cañón: la Ceiba, la Coyota, el Roblar, el Tepehuaje y los Chiapas; desde donde se puede apreciar inigualables vistas panorámicas de esta maravilla natural mexicana.

Parque nacional

El Cañón del sumidero fue declarado Parque Nacional en 1980 y desde entonces se ha convertido en uno de los recintos naturales más ricos por su diversidad de flora y fauna. Considerado como uno de los últimos refugios de especies animales como el cocodrilo de río, mono araña, ocofaisán, venado cola blanca, mapache, oso hormiguero y jabalí; entre muchos otros, este parque se ha convertido en uno de los espacios más representativos del cuidado al medio ambiente de nuestro país.

Con más 21,789 hectáreas, abarca los municipios de Tuxtla Gutiérrez, Chiapa de Corzo, San Fernando, Usumacinta, Chicoasén, Soyaló e Ixtapa; convirtiéndose así en uno de los parques nacionales más impresionantes y hermosos del mundo entero.

Ecoturismo y deporte extremos

También se puede disfrutar e interactuar directamente con la naturaleza realizando actividades de ecoturismo y deportes extremos en el Parque Ecoturístico Cañón del Sumidero. Este parque se encuentra al final del recorrido en lancha por el río Grijalva, donde existe un soleado valle de donde brotan mágicas cascadas y se forman cañadas amplias y verdes.

En este parque se puede practicar la tirolesa sobre los enormes árboles, recorrer en kayak la bahía de los Monos, nadar en un delicioso estanque, atravesar un puente colgante, practicar escalada y descenso de roca, andar en bici de montaña, observar flora y fauna y cabalgar a caballo disfrutando de magníficas vistas del Cañón del Sumidero.

Además, este parque cuenta con exposiciones y actividades culturales llamadas “Colores de Chiapas”, en donde el visitante podrá disfrutar de la riqueza milenaria que guarda la población de ese estado a través de sus artesanías, trajes típicos y trabajos comunitarios.

La historia y las leyendas del Cañón del Sumidero

El Cañón del Sumidero tiene una larga historia de unos 36 millones de años en donde el agua, el viento y el paso del tiempo han hecho de esta falla geológica un espacio de sorprendente belleza natural y ha sido fiel testigo de la historia mexicana.

Cuenta la leyenda que a la llegada de los españoles durante la conquista, en 1527, este escenario fue el protagonista de una de las historias más valientes que han sobrevivido por más de 400 años.

Después de una batalla entre los conquistadores y el pueblo "chiapa", el capitán español Diego de Mazariegos atacó sin piedad a los habitantes de esta región y ellos, ante la amenaza de ser derrotados, se encaminaron hacia lo alto de los acantilados del cañón y se aventaban al vacío para no ser conquistados por los extranjeros, convirtiéndose así en un símbolo de valentía y orgullo que aún admiran los chiapanecos.

Esta batalla marcó la historia del pueblo chiapaneco ya que representa parte de su identidad luchadora y valiente. Además, el Cañón del Sumidero es uno de los símbolos de esta región del sureste mexicano y es incluso la parte central del escudo de armas oficial del estado de Chiapas.

Así, el Cañón del Sumidero guarda en sus paredes muchos secretos interesantes que están escondidos en medio de una belleza cautivante para el espíritu humano. Orgullosamente mexicano, este refugio natural está considerado como una maravilla de la naturaleza por su fuerza, energía y antigüedad.