El Blues tal y como lo conocemos actualmente, nació con la emancipación de los esclavos negros en Estados Unidos en una fecha que podemos situar entre los años 1870 y 1900, y en un lugar comprendido entre los estados de Mississippi, Louisiana, Georgia y Alabama.

Primeros documentos del Blues

Las primeras constancias gráficas que tenemos de este sonido son algo posteriores, concretamente, la primera partitura con música Blues de la que se tiene referencia, data de 1912 y es Dallas Blues de Hart Wand y la primera grabación se realizó en 1920 y es Crazy Blues de Mamie Smith.

Si bien las verdaderas raíces de este sonido se remontan aún más atrás en la historia, concretamente al año 1619, con el desembarco de los primeros esclavos negros en Jamestown (Virginia).

Las raíces africanas del blues

La historia del Blues comienza con la llegada de los primeros hombres de raza negra traídos sobre todo desde la costa oeste de África, como mano de obra esclava para el cultivo de las extensas explotaciones agrícolas existentes en la parte sur de Estados Unidos.

Estas personas esclavizadas, junto con el miedo, la rabia y la desesperación, portaban un folclore y una cultura que se transformaba en canciones, expresión de todos estos sentimientos mezclados con el desarraigo que experimentaban.

Estas canciones se basaban en el patrón de la llamada y respuesta, muy utilizado en rituales religiosos o reuniones públicas de su continente de origen.

En su nuevo destino, los esclavos utilizaban la música durante las largas jornadas de trabajo; así una persona cantaba un verso y el resto de los trabajadores lo repetían formando un coro.

Con el paso del tiempo sus cantos van adquiriendo las influencias musicales importadas por los colonizadores europeos, comenzando a dejar de lado los dialectos africanos y empezando a utilizar cada vez más la lengua del colonizador, el inglés.

El fin de la esclavitud y el nacimiento del Blues

El fin de la Guerra de Secesión en 1865 marca también el fin de la esclavitud y la incorporación paulatina de los antiguos esclavos a la vida del hombre blanco, influyendo respecto a la música en la posibilidad de utilizar los instrumentos que estos últimos habían importado del continente europeo.

De este modo la voz ya no será la única herramienta utilizada para elaborar su música, sino que comienza a tomar forma la figura del cantante de Blues acompañado de su guitarra, así nace la figura del Bluesman.

A partir de ese mismo instante el Blues se desarrolló de tal modo que todos y cada uno de los géneros posteriores le deben su influencia, desde el Rock al Hip Hop, pasando por el Heavy Metal o el Pop.

Características que definen al Blues

Hay una serie de características comunes que definen el Blues como género a pesar de que las mismas han ido evolucionando con el tiempo y adaptándose a cada uno de los artistas que lo han interpretado e interpretan, pero como líneas básicas podemos referir las siguientes:

  • Lo que inicialmente define al Blues es que se trata de un género basado en una narración vocal solista acompañada por uno o varios instrumentos, predominando los de cuerda.
  • Las letras esconden un trasfondo triste, dedicándose casi siempre a sentimientos de pena, angustia o pesimismo y aportando desde sus comienzos un toque realista a las composiciones. Ello no obsta para que podamos encontrar canciones con letras religiosas, cómicas e incluso sexuales.
  • El instrumento predominante es la guitarra empleando de manera habitual técnicas como el slide y haciendo uso del vibrato y el bending.
  • También se utilizan el bajo, la batería, la armónica, el piano, y con su evolución cada vez ganan más importancia los vientos.
  • La canción consta de estrofas de tres versos, repitiéndose uno de ellos dos veces y cerrando la frase el tercero.
  • Su estructura habitual se basa en doce compases y tres acordes que se repiten a lo largo de la composición.

Evolución del Blues

Si bien, el Blues nació como una forma de expresión de la comunidad negra en Estados Unidos y como un tipo de música informal, en su constante evolución fue interpretado por músicos de raza blanca y convertido en un género musical ampliamente respetado.

Actualmente es un género universal y necesario para la comprensión de cualquiera de los estilos musicales de los siglos XX y XXI.

Cabe destacar a grandes intérpretes de la historia del blues como Muddy Waters, Robert Johnson, Bessie Smith, Ray Charles o Eric Clapton, a pesar de que la lista es tan grande que sería imposible resumirla en estas líneas.

La mejor manera de conocer este estilo es adentrándose en las composiciones musicales que han existido y dejarse llevar por su ritmo, su letra y su sentimiento.