Los bibliotecarios cumplen un rol de gran importancia en la transmisión de conocimientos, por su papel clave en la organización y recuperación de los mismos. Por su parte, aquellos profesionales de la información que se desempeñan en el área de referencia de una biblioteca pública, son quienes, en su trato diario con los usuarios, posibilitan que éstos accedan a los materiales, facilitando su formación al constituirse en nexos entre los lectores y el conocimiento.

La biblioteca pública

La biblioteca pública, de acuerdo con la definición de José Martínez de Sousa –importante bibliólogo-, es una biblioteca general de carácter popular y libre, puesta al servicio de la ciudad, región o comunidad en que se encuentra emplazada, sostenida con fondos del gobierno o de la comunidad y que atiende gratuitamente a las necesidades e intereses culturales de lectores no especializados.

Básicamente, esta biblioteca debe prestar servicios de información, que satisfagan a los usuarios, funcionando como formadora de los mismos en el manejo y la utilización de la información y adaptándose a su vez a las demandas futuras. De este modo contribuye al desarrollo social y personal, creando hábitos de lectura, apoyando la educación formal o autodidacta, estimulando la creatividad, fomentando el conocimiento y facilitando el acceso a expresiones culturales, entre otras cosas.

Para cumplir con sus objetivos, una biblioteca pública cuenta habitualmente con un área de recepción y de procesos técnicos, sala de lectura, área de novelas, archivo, hemeroteca, y espacio de fondo antiguo. La sala de lectura permite la consulta de materiales dentro de la biblioteca, siendo posible solicitar préstamo a domicilio de ciertos materiales, mientras que otros, como las obras de referencia y publicaciones periódicas, pueden solicitarse por un plazo breve para realizar copias de las mismas.

Usuarios y material bibliográfico

La biblioteca pública no cuenta con un tipo restringido de usuarios, sino que éstos provienen de toda la comunidad, ya que se encuentra abierta al público en general. Entre ellos es usual encontrar, por ejemplo, a alumnos de nivel medio, amas de casa y jubilados. También asisten docentes, estudiantes universitarios o profesionales, que se acercan a ella con fines recreativos o de investigación personal.

El material bibliográfico predominante consta de un fondo bibliográfico y de un buen bagaje de obras de referencia, que incluye diccionarios de la lengua española, diccionarios bilingües, diccionarios temáticos, enciclopedias, manuales de diferentes niveles educativos, textos infantiles, novelas, publicaciones periódicas, guías, anuarios, etc.

El papel del bibliotecario referencista

De acuerdo con las características de la biblioteca pública, el rol del bibliotecario de referencia consiste en posibilitar el acceso y la recuperación de la información, para lo que debe tener conocimiento de una amplia gama de temas; así, actúa como nexo entre el material y el usuario, quien necesita resolver un problema de información.

Al realizar el proceso de referencia, el bibliotecario debe, una vez recepcionada la consulta, tener en cuenta el perfil del usuario, es decir, su edad, formación, idiomas que maneja, fines de la información. Además, debe tener también en cuenta el perfil temático de la consulta, que incluye los temas a considerar, el marco teórico, los límites espacio-temporales, el material a utilizar, etc. lo que determinará si la pregunta efectuada por el usuario requerirá de una búsqueda exhaustiva o informativa, retrospectiva o actual.

Una vez clasificada la consulta por medio del diálogo, el bibliotecario debe formular una estrategia de búsqueda, recurrir a los catálogos, al material del servicio de referencia, al fondo bibliográfico de la biblioteca, las publicaciones periódicas, etc., para la obtención de la respuesta y la posterior entrega de la información.

En conjunto, aquel bibliotecario referencista que se encuentra consciente de la importancia de su rol en el ámbito educativo, brindará una atención personalizada a todos y cada uno de los usuarios, creando un ambiente adecuado y proporcionando información actualizada y precisa, teniendo siempre la voluntad de ayudarlos en su camino hacia el conocimiento.