Los anabántidos son un conjunto de peces originarios de las regiones tropicales de Asia y África. Su característica más sobresaliente es la forma que tienen de tomar oxígeno del aire. Para ello utilizan un órgano llamado laberinto que se encuentra ubicado en la cavidad branquial. Estos peces toman el aire de afuera del agua y lo dirigen a dos compartimentos de forma circular, irregulares en los bordes y esponjosos. Éstos poseen una gran cantidad de vasos sanguíneos en su superficie lo que facilita la absorción del oxígeno de la superficie. Esta habilidad que tienen estos peces de tomar aire de fuera del agua les sirve para vivir en aguas poco oxigenadas; inclusive hay un ejemplar (Anabas testudineus) que puede desplazarse por fuera del agua, comentan Mary Bailey y Gina Sandford en The Ultimate Aquarium.

El Betta

El Betta splendens es uno de los peces de acuario más vistosos, especialmente el macho por sus coloridas aletas. El pez luchador de Siam, como también se lo conoce, tiene una longitud aproximada de 7 cm y un cuerpo delgado. Las aletas dorsal, caudal y anal del macho son de gran tamaño. Éstas se presentan normalmente de forma plegada. Sin embargo, en varias ocasiones las despliega en toda su extensión. Esto se observa, por ejemplo, cuando se torna agresivo. La hembra es de menor tamaño y mucho menos colorida, describe Brian Ward en Aquarium Fish Facts.

Comportamiento

Es un pez tranquilo cuando está en un acuario comunitario, aunque en ciertas ocasiones, como en época de apareamiento se puede tornar muy agresivo, especialmente el macho, según Ward.

En los comercios que venden peces de acuario se puede ver a los bettas machos en compartimentos individuales. Esto se hace para la seguridad de los peces, ya que si estuvieran juntos sin separación alguna podrían dañarse o inclusive matarse y también para atracción del público, que los puede ver con sus aletas desplegadas en todo su esplendor, agregan Bailey y Sandford.

Reproducción

Las autoras de The Ultimate Aquarium aconsejan la forma de llevar a cabo la reproducción de este pez. Se debe dividir la pecera en compartimentos. Esto se puede hacer colocando láminas de vidrio que permitan el paso de agua de un compartimento a otro pero que no posibiliten que los peces se junten. El acuario no debe ser muy profundo. Debe tener buena cantidad de plantas para proteger a la hembra y para ayudar a la formación del nido de burbujas que hace el macho.

Cuando está en época de celo, el macho comenzará a hacer su nido de burbujas pegado a la pared del compartimento de la hembra y en varias oportunidades se mostrará con todo su esplendor para que la hembra lo vea. Cuando el nido esté terminado, se puede quitar el vidrio divisor para juntarlos. Si ambos se aceptan, se dirigirán hacia el nido de burbujas, el macho envolverá a la hembra de manera que los órganos sexuales de ambos queden juntos y mientras dan vueltas en el agua, los huevos y el esperma se liberarán. Mientras los huevos comienzan a caer, ambos se separan y el macho comienza a recolectar los huevos y los lleva al nido. Luego de un tiempo esta tarea también es llevada a cabo por la hembra, comentan Bailey y Sandford.

Una vez finalizado todo el proceso, que puede llevar varias horas, se debe retirar a la hembra de la pecera, ya que si quedara en ese lugar,el macho, que a partir de este momento cuidará el nido, podría matarla. Inclusive, éste colocará nuevamente algún huevo que se haya caído del nido.

Los huevos eclosionarán a los tres días, pero las crías recién empezarán a nadar libremente algunos días más tarde. Se las puede alimentar con ejemplares de Artemia salina recién nacidos. Cuando puedan nadar libremente, el macho debe ser removido del acuario para evitar que se las coma.

Los gouramis

Son también populares en los acuarios y varios de ellos, como los pertenecientes al género Trichogaster son fáciles de criar ya que se adaptan a diversos ambientes. Miden de 10 a 15 cm y pueden convivir con otros peces de similar tamaño en un mismo acuario. Sin embargo, en algunas ocasiones los ejemplares más grandes pueden intimidar a otros peces y en ese caso deben ser retirados del acuario, según The Ultimate Aquarium.

Los gouramis besadores

Esta clase de gouramis (Helostoma temminckii) tiene una forma novedosa de comprobar su fuerza. Esto se puede apreciar cuando dos machos juntan sus bocas como si se estuvieran besando. Lo que se aprecia en este caso es parte del ritual para impresionar a una hembra. Los ejemplares de color verde son considerados silvestres y los de color rosa son los que se exhiben generalmente en los acuarios. Pueden medir hasta 15 cm de largo, se adaptan a diversas temperaturas, pero prefieren las que oscilan alrededor de los 27 ºC. Se alimentan preferentemente de plancton, pero también aceptan alimento vivo y desecado de tamaño pequeño.

Los gouramis color chocolate

Los gouramis color chocolate (Sphaerichthys osphromenoides), explican Bailey y Sandford, necesitan aguas blandas y ácidas. Se les debe cambiar el agua en forma parcial regularmente y también mantener en buenas condiciones el sistema de filtración del acuario. La buena calidad del agua y la vegetación son muy importantes para tener éxito con estos peces. La temperatura ideal debe estar entre 26 ºC y 28 ºC. En cuanto a su alimentación, lo conveniente es alimentarlos con Daphnia (pulga de agua), larvas de mosquito o gusanos Grindal. También aceptan alimento seco en escamas. Un dato curioso en cuanto a la reproducción es que la hembra incuba los huevos en la boca.