Han comenzado a explotar algunas bombas de tiempo que estaban en marcha desde hace algunos años. La última de ellas, el agotamiento del pozo petrolero Cantarell comenzó a andar desde tiempos del ex presidente Vicente Fox en 2004, cuando Estados Unidos se dio cuenta que tardaría más de lo previsto en apoderarse de los yacimientos petroleros iraquíes, y por lo tanto México decidió irracionalmente aumentar al máximo su producción petrolera a 3.5 millones de barriles diarios (mbd) para satisfacer las necesidades de su vecino del norte.

Menos petróleo, más impuestos

La necesidad de aumentar los impuestos es y será directamente proporcional a la disminución de la producción petrolera debido a que el gasto del gobierno depende (hasta ahora) en casi 40% de las ventas de Petróleos Mexicanos (PEMEX). Sin embargo, la producción petrolera nacional exhibe un ritmo de decrecimiento alarmante y según PEMEX a inicios de año se produjeron 2.6 mbd, es decir, casi 1 mbd menos que en 2004.

El presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa debe estar arrepentido de haber permitido que se explotara irracionalmente el yacimiento Cantarell, (que históricamente representó hasta un 60% de la producción petrolera nacional) ya que justo cuando él fue Secretario de Energía se decidió que el país debería producir más de 3 millones de barriles diarios.

Hay que respetar el ritmo de extracción

Un pozo además de petróleo contiene lo que se conoce comúnmente como gas natural, este gas ocasiona que el pozo tenga una presión inicial que facilita la extracción de petróleo, y el trabajo de los ingenieros petroleros es, entre otras cosas, calcular el ritmo de extracción al cual la presión natural del pozo permite sacar la mayor cantidad de petróleo en el largo plazo.

Sin embargo, en el momento que se decidió extraer 3mbd, la presión inicial del pozo disminuyó y luego fue necesario inyectar nitrógeno, lo que aumentó considerablemente los costos de extracción y por lo tanto la cantidad de petróleo que no podrá extraerse porque será poco rentable. Tal y como sucedió con Cantarell, donde al cierre de 2008 apenas se producían 853 mil barriles diarios de los más de 2 mbd que llegó a producir en 2004.

El ajuste

Por este motivo el hoy presidente de México, el Lic. Felipe Calderón Hinojosa envió a la cámara de diputados la propuesta de Ley de Ingresos para el año 2010 con cambios muy agresivos para la población e incluso para los empresarios y han comenzado a surgir voces de descontento en distintas capas sociales.

Los nuevos impuestos son los siguientes:

1. Aumento del 28% al 30% por concepto de impuesto sobre la renta (ISR).

2. Aumento del impuesto al valor agregado (IVA) de 15% a 16%.

3. Aumento de 2% a 3% en el impuesto a los depositos en efectivo mayores a 15 mil pesos.

4. Impuesto de 4% a telecomunicaciones, es decir acceso a internet y telefonía celular.

5. 28% de impuesto sobre la cerveza e impuesto especial de 3 pesos por litro a las bebidas que cuenten con más de 20 grados de alcohol.

6. Impuesto de 80 centavos por cajetilla de cigarros que se incrementará a 2 pesos en 4 años.

7. Impuesto de 30% a juegos y sorteos, así como la eliminación del subsidio a las gasolinas.

Más impuestos, misma situación

Sin embargo, la aplicación de los impuestos mencionados arriba, ayudará muy poco a mejorar la economía mexicana debido a que todos estos impuestos sólo servirán para medianamente mantener la misma situación de las finanzas públicas del país. No habrá más escuelas ni hospitales, simplemente es para mantener lo ya existente. 2010 será un año difícil.

Un fantasma recorre México

Tiempos extraños acechan a México, ya que, mientras toda la población sufre el decrecimiento económico, la clase política, la que debe gobernar y mantener en buen cauce el destino del país, se otorga privilegios totalmente desproporcionados con la realidad: seguros de gastos médicos mayores, telefonía celular ilimitada, chóferes, gasolinas pagadas, además de sueldos de más 152,000 pesos al mes para cada uno de los 500 diputados federales. Eso sin contar a los senadores, presidentes municipales, síndicos, regidores, secretarios y demás funcionarios públicos.

La caída del PIB de México de 10% en el primer trimestre del año, las bajas exportaciones a Estados Unidos, el regreso de migrantes a México, la caída en las remesas desde Estados Unidos, el aumento de impuestos, la mayor tasa de desempleo desde 1995, e incluso el portazo que significó que Canadá exija visa a los mexicanos son terreno fértil para las armas, y encima, si en el año 2010 no llueve, y el sistema Cutzamala, encargado de abastecer de agua a la Ciudad de México colapsa, más de 24 millones de personas se quedaran sin agua. Lo que seguirá es una reacción natural humana por sobrevivir.