El lenguaje obsceno al hacer el amor es sin duda un ingrediente que incita considerablemente el placer sexual. Entre sus efectos más conocidos están el carácter explosivo que proporciona al goce sexual, el enorme aumento de la libido y la prolongación de la eyaculación.

Sin embargo, esta práctica tan reverenciada por muchos es difícil de dominar para algunos. Las alusiones más comunes para esta traba, que es de carácter emocional, son el temor al ridículo, la timidez, la vergüenza, el miedo a producir un efecto negativo en la pareja y la incomodidad.

Vencer estos temores es mucho más fácil de lo que parece, quizá la mayor dificultad esté en esa “primera vez,” la mejor manera de aprender este delicioso arte es comenzar suavemente y observando el efecto que va produciendo en el compañero sexual.

La importancia de la voz

Los alaridos, los quejidos, los gemidos y los ronquidos son las formas más frecuentes de emancipar el placer sexual. Encontrar una voz autentica es lo más importante, esta puede reflejar la manera de ser en la vida normal o también puede presentar un aspecto diferente de la persona; una voz excesivamente chillona, que no corresponde a la personalidad conocida puede romper el encanto; no obstante, la vulgaridad en forma de susurro, y a la cima del placer puede producir un éxtasis subyugador.

Palabras y frases obscenas con efectos eróticos

No existe un extracto de palabras específicas puesto que cada situación es individual y diferente; cada persona elige palabras que motivan la excitación íntima que liberan fantasías personales.

A los hombres les excita a menudo nombrar los órganos genitales. Una idea quizás puede ser asumir un rol específico, de la misma manera que se elige el de Halloween.

Otra manera puede ser la de describir detalladamente lo que está sucediendo en el momento, por ejemplo, describir las caricias, el juego preliminar, la erección, la secreción, la penetración, lo que va a suceder, lo que quiere que pase, lo que está sintiendo, en fin las posibilidades son innumerables; si aún resulta difícil, otra alternativa es ensayar mientras se está masturbándo sola o solo, esto definitivamente ayudará a romper con la inhibición.

Los límites

Es importante tener en cuenta los límites adecuados para poder gozar de esta avenida sexual que en verdad proporciona placeres indescriptibles.

La paciencia es muy buena consejera, no se debe presionar a la pareja con esta exigencia si ésta no se siente del todo cómoda. Darle todo el tiempo que sea necesario a su compañero sexual para que aprenda a gozar de este aspecto es muy importante.

También entender que esta puede no ser la alternativa para algunos es primordial. Siempre hay otras formas de gozo, entre ellas el silencio.

Uno de los grandes encantos del lenguaje obsceno a la hora de hacer el amor es precisamente el efecto que tiene el contraste entre el lenguaje educado que le conocemos a nuestra pareja y el lenguaje vulgar que revela en la cama. Si se logra conseguir un balance entre esa vulgaridad y la sensualidad, el efecto es definitivamente detonante.