‘Invictus’, la última película dirigida por Clint Eastwood con Morgan Freeman dando vida a Nelson Mandela, vuelve a retratar en el cine el apartheid de Sudáfrica. No ha sido un tema habitual en las películas de Hollywood y apenas ha aparecido en una docena de filmes. Pero son títulos que, en algunos casos, han dejado huella y han contribuido a denunciar una de las vergüenzas raciales del siglo XX.

El apartheid estuvo vigente en Sudáfrica entre 1948 y 1994. Durante esos años, los derechos de la población negra eran pisoteados cruel y sistemáticamente mientras los ciudadanos blancos eran la minoría dominante. La llegada de Nelson Mandela a la Presidencia puso fin a este oscuro periodo.

La película de Eastwood se acerca al tramo final del apartheid, desde que Mandela es liberado en 1990. El film se centra en el papel integrador de la selección sudafricana de rugby que jugó, en este país, el Mundial de 1995. El rugby era un deporte de blancos en este país y mucho más que eso, todo un símbolo del apartheid.

Mandela en televisión

Antes de este filme, son pocas las películas sobre estos hechos. Documentales sí, y algo en televisión (Danny Glover en 1987 y Sydney Poitier diez años después dieron vida a Mandela en la pequeña pantalla), pero el cine no ha tratado demasiado el asunto.

La primera película que se acercó a la segregación racial sudafricana fue ‘Tierra prometida’ (‘Cry , the beloved country), en 1952. Su valor es mayor porque se rodó recién puesta en marcha la cobertura legal del racismo en este país, basándose en una novela de Alan Paton publicada poco antes del inicio del apartheid.

Sirvientes del director

Este filme se rodó en Sudáfrica. Para que los actores negros, Sydney Poitier y Canada Lee, pudieran entrar en el país y trabajar juntos se dijo a las autoridades locales que eran sirvientes del director, Zoltan Korda. Esta película tuvo un remake en 1995, ‘Llanto por la tierra amada’, con James Earl Jones y Richard Harris como protagonistas.

Hubo que esperar hasta 1987 para encontrar una nueva mirada de Hollywood al apartheid. Fue ‘Grita libertad’, dirigida por Richard Attenborough y con un reparto encabezado por Kevin Kline y Denzel Washington (nominado al Oscar ese año).

Amenazas a los cines

La película se basa en la historia real del líder negro sudafricano Steve Biko y el periodista blanco Donald Woods. El primero fue detenido por la Policía y después asesinado, el segundo lo relató en un libro. La película se tuvo que rodar en Zimbaue y varios cines sudafricanos que la programaron sufrieron amenazas.

En 1989 se estrenó Una árida estación blanca’, la historia de un profesor sudafricano blanco que, a través de un caso muy personal, comienza a ver la atrocidades del apartheid y a luchar contra ellas. Donald Sutherland, Marlon Brando (nominado al Oscar) y Susan Sarandon dieron lustre al reparto y a su denuncia.

El mismo año, mientras se vivían los últimos coletazos de esta etapa, el cine más comercial miró también hacia Sudáfrica. En ‘Arma Letal 2’, los policías interpretados por Mel Gibson y Danny Glover perseguían a un diplomático sudafricano blanco que, escudado en su inmunidad, traficaba con drogas. Un año antes, ‘Un mundo aparte’ ofrecía la mirada de una niña de 13 años cuyo padre fue expulsado de Sudáfrica por su oposición al apartheid.

Las revueltas en Soweto

‘Sarafina’, de 1992, dirigida por el sudafricano Darrell Roodt (que dirigió después ‘Llanto por la tierra amada’) y con Whoopi Goldberg en su reparto, recrea las revueltas estudiantiles de Soweto en 1976. ‘Bopha’, de 1993, es la primera película de Morgan Freeman como director y narra la historia de un policía negro (Danny Glover) bajo el mando de un oficial blanco.

En 2004, ‘Red dust’ se acercó a los trabajos de la Comisión de Verdad y Reconciliación de Sudáfrica, que garantizó la amnistía para quienes contaran toda la verdad de lo sucedido durante el apartheid. Sobre los trabajos de esa comisión y realizada el mismo año versa ‘Un país africano’, de John Boorman.

Mandela en el cine

Mandela pudo ver un pase de esta última antes de su estreno y, en una frase publicitada por sus productores, la calificó como “hermosa e importante”. Mandela, como personaje, aparece en ‘Adiós Bafana’, de 2007, centrada en la relación entre el presidente sudafricano (Dennis Haysbert) y su censor y guardia en prisión, James Gregory (Joseph Fiennes).

Antes que ‘Invictus’, la última denuncia llegó de la mano de la ciencia ficción, con ‘District 9’. Neil Blomkamp, su director, no usa una historia real, pero la segregación de una raza alienígena en un gueto de Johannesburgo es toda una parábola sobre la historia de Sudáfrica. Blomkamp, sudafricano, basó la película es sus experiencias allí de niño.