Para muchos, enamorarse puede surgir en una fracción de segundo. Para otros, es un proceso que lleva su tiempo. Pero, ¿cuál es el proceso biológico que lleva al amor?, ¿está más involucrado el corazón o el cerebro?, ¿existe el amor a primera vista?

El tiempo que lleva enamorarse es menor a un segundo

En un estudio realizado recientemente en la Universidad de Syracuse, en Nueva York, se ha conseguido determinar la velocidad con la que las personas se enamoran. Y el tiempo obtenido por el equipo de investigadores es menor de un segundo. Más concretamente, el amor llega a una persona en un quinto de segundo.

La investigación realizada por la profesora de psicología Stephanie Ortigue, de esta universidad de Estados Unidos, también ha descubierto una molécula que aparece en mayores niveles en parejas que acaban de enamorarse. La molécula se llama NGF (o Factor de Crecimiento Nervioso) y su presencia refleja la base científica del amor.

El amor estimula varias zonas del cerebro

Además, también se encontró que son varias las áreas del cerebro que son estimuladas con el amor. En un sentimiento de amor pasional la parte posterior del cerebro se ve activada y determinadas funciones cognitivas como la representación mental, la imagen corporal y las metáforas se ven afectadas.

Mientras tanto, en el amor incondicional, como el que hay entre una madre y su hijo, se ven afectadas otras áreas, como es la zona central del cerebro.

Enamorados y con un estado de euforia

Hasta 12 zonas del cerebro llegan a trabajar a la vez cuando una persona está enamorada. Estas áreas trabajan en equipo y liberan en el cuerpo determinados compuestos, como la adrenalina, que provocan un estado de euforia, similar al que origina la cocaína.

Corazón y cerebro forman parte de los procesos que ocurren en enamorados

Al ser preguntada si es el cerebro o el corazón el que provoca el enamoramiento, Ortigue contesta en Science Daily que "diría que el cerebro, pero el corazón también está involucrado", ya que los procesos que tienen lugar al encontrar el amor incluyen tanto al cerebro como al corazón, pudiendo iniciarse tanto en uno como en otro.

La investigación de la profesora de psicología podría ayudar en el campo de la salud mental, puesto que definiendo los procesos involucrados en los enamorados pueden encontrarse las causas que provocan que el amor no funcione en algunas personas, lo cual sería síntoma de estrés emocional o incluso depresión.

De esta forma, se confirma el rol que tiene el cerebro en los enamorados y el enamoramiento, aunque sin desplazar al corazón, el órgano que representa el amor en todos los sentidos y que, sin duda, continuará haciéndolo.