La vida moderna modifica las costumbres de las personas: la forma en que trabajamos, la forma en que nos comunicamos y también la forma en que nos enamoramos. Si alguien hubiera dicho años atrás que la computadora podía llegar a ser para muchas personas el medio para acercarse a otro, seguramente hubiéramos dudado de la veracidad de esa afirmación.

Viejas costumbres

Desde siempre, el enamorarse o conocer a alguien con fines románticos estuvo ligado a una serie de costumbres que con el tiempo se han ido modificando. Así, si un chico estaba interesado en una chica, debía primero pedir primero el permiso paterno para invitarla a salir, y obviamente que también para casarse. Si bien estas costumbres hoy resultan conservadoras o demasiado estructuradas, bien vale destacar que hasta no hace tanto eran tan comunes como lo es hoy para nosotros conocer gente vía internet.

Los primeros chats comenzaron a principios de los noventa, cabe recordar que en esta época abundaban los ciber café y no había como hoy; una computadora en cada hogar. Así, la visita al ciber era la excusa para conocer gente, hay que tener en cuenta que tampoco existían Facebook o Twitter, que le dan a las personas mayores posibilidades de conocerse

Algunos consejos

Abundan en internet las ofertas de páginas de encuentros, la mayoría de ellas cobran una especie de membresía por la cual, dependiendo del cargo que se abone, se tienen determinados beneficios. Simplemente hay que crear un perfil, subir algunas fotos y comenzar a conocer gente. Hay que tomar ciertos recaudos a la hora de navegar por internet, ya que si bien podemos pasar mucho tiempo conversando con una persona, lo cierto es que no sabemos quien está del otro lado. En el caso de llegar a acordar un encuentro, siempre es recomendable que sea en lugares públicos, por lo menos hasta saber que la persona que estamos conociendo está buscando lo mismo que nosotros y nos inspire cierta confianza.

Tiempos virtuales

Los tiempos han cambiado: desde la carta que un caballero enviaba a una doncella; llegamos al mensaje instantáneo, a la posibilidad de hablar con varias personas al mismo tiempo, la posibilidad de enamorarnos de alguien que sólo conocemos en forma virtual. Tenemos la posibilidad-por qué no- de jugar a ser personas distintas de las que somos. Internet nos da la opción del anonimato, de decir lo que sea sin temor a las consecuencias ¿Favorece la tecnología el acercamiento de las personas o sólo las distancia? ¿Sólo la gente que no tiene pareja navega por internet? De hecho existen muchos sitios pensados y diseñados exclusivamente para personas casadas.

Lo cierto es que internet ya forma parte de la vida moderna; hay que saber apreciar los beneficios que otorga, sin olvidar que la vida trasciende lo que es internet. Si bien es un medio maravilloso para conocer nuevas personas, hay que lograr un equilibrio entre una vida virtual y la vida real que nos permitirá ser personas saludables y felices.