Carlos Suárez (Madrid, 1972), es uno de los alpinistas y escaladores españoles más versátiles, pese a su juventud uno de quienes han mantenido una concepción del alpinismo como aventura y búsqueda de retos. Su historial es impresionante en todas las disciplinas de deportes en naturaleza, incluyendo competiciones en disciplinas tan distintas como el bloque o el esquí. Su último libro, "Morir por la cima", fue presentado en Madrid el 13 de noviembre, en Barcelona el 18 y la gira continúa.

Carlos Suárez y el alpinismo

En 1989 un joven escalador madrileño escalaba en solitario (sin compañía, autoasegurándose en las zonas más comprometidas)una de las paredes míticas de los Alpes, el Pilar Bonatti al Petit Dru, en Chamonix. Por entonces, la simple realización de esta vía era uin objetivo en sí para la mayoría. Carlos Suárez, en los siguientes años ganaría el campeonato de España en esquí de travesía, competiciones de búlder en la Pedriza y las primeras en rocódromos, y comenzaría a coquetear con el octavo grado en escalada deportiva. Y sin embargo, como él mismo dice, si tuviera que elegir una sola actividad, se quedarís con el alpinismo: La posibilidad de unir la sensación de libertad y el contacto con la naturaleza es lo único irrenunciable de este "juego de lo inútil" en que consiste subir los propios límites en montaña.

Carlos Suárez, la escalada en solo y el alpinismo

"Cazaprimeras", una expuesta placa de 8a en la Hoz del Júcar en Cuenca fue escalada por Carlos sin cuerda, abriendo la caja de los truenos en esta disciplina. Los "solos" (escalada desde el suelo hasta el descuelgue o cima sin elementos de seguridad, como cuerda) de Carlos en Pedriza, Galayos o Picos de Europa se mezclaban con las visitas a algunas de las zonas clásicas de la escalada. Así, compartía cuerda con Bernd Arnold en Elbsandenstein -.y su peculiar filosofía- o con Kurt Albert. Visita el Himalaya en una expedición al Cho Oyu, y participa en programas de televisión en La Sexta y en programas veteranos como "Al filo de lo imposible". Durante la grabación de uno de estos últimos programas, asciende en solo la pared oeste del Naranjo de Bulnes, para volar desde su cima en parapente en tándem junto a Laureano Casado. La semilla estaba plantada.

Escaladas en 'solo', salto BASE y FreeBase solo

Carlos ya conocía la sensación de subir sin cuerdas por las paredes de Riglos -en 1995 subió seis vías en el día, destrepando alguna, en estos mallos desplomados de unos 300 metros de altura-. Junto a Leo Houlding suben a la cima de La Visera, para después saltar desde la cima. Comienzan saltos espectaculares, como la norte del Eiger. ¿Y si subimos sin cuerda con solo un paracaídas en la mochila por si la moscas? Por qué no: comienzas a trepar y cuando estás a punto de llegar a la salida del enorme monolito, sencillamente te sueltas... como una parte más de la actividad. En cierta forma es más excitante y cómodo que rapelar o bajar andando. Si le preguntas a Carlos, aún sabiendo que es una actividad necesariamente marginal, la entiende como la evolución natural a su actividad.

'Morir por la cima', Carlos Suárez reflexiona sobre su vida

Aún no es hora de escribir autobiografías, y sin embargo Carlos tiene muchas ideas y sensaciones que contar. Para quien ha escalado en las paredes más interesantes del mundo, recorrido las extensiones heladas más amplias, vivido el alpinismo de la forma que lo hacían Walter Bonatti, Cassin o Rebuffat el instante preciso para saltar a la publicación de su viaje particular y sus ideas puede ser éste. 'Morir por la cima' es el segundo libro del alpinista madrileño, después de "Marejada alpina", y se está empleando a fondo en una promoción y distribución que ha decidido realizar él mismo. A diferencia de otros deportistas que poco tienen que contar además de sus logros, Carlos escribe como lo hacía uno de sus referentes, Walter Bonatti: es un libro de montaña, pero mucho más un viaje interior dirigido al público no especialista, ya que como para el alpinista italiano, la montañas son preciosas, pero el mundo entero lo es mucho más, y Carlos es uno de los últimos continuadores de aquella tradición pionera y de descubrimiento, que termina en una forma de asumir un viaje interior que todos recorremos.

undefined