La población de axólotl (Ambystoma mexicanum) está en peligro de extinción y ha decrecido considerablemente en los últimos años. En 1999 el censo mostró resultados de 580 ejemplares por kilómetro cuadrado y una década después se encontraron apenas diez de ellos. En espera de un santuario, el ajolote sobrevive a la desaparición gradual de su hábitat.

La leyenda de El quinto sol

De acuerdo al mito azteca, la creación del mundo, el universo y la humanidad ha pasado por cuatro etapas diferentes, regidas cada una por un sol, cada una destruida por cataclismos.

Al crearse el quinto sol, Nahui-Ollin, el astro solar no se movía, los dioses se reunieron en Teotihuacan alrededor de la hoguera y determinaron que Ehécatl, el dios del viento, fuera el encargado de llevar a cabo el sacrificio soplando sobre ellos, mandándolos a la hoguera para dar comienzo al movimiento del sol y la luna.

El dios Xólotl no quiso morir. Se le hincharon los ojos de tanto llorar hasta perder las órbitas, cuando iba a ser sacrificado huyó y se escondió adoptando las formas de seres gemelos y monstruosos. La última fue la del axólotl (monstruo acuático) al que descubrieron por sus branquias y sus pequeñas patas con las que no podía desplazarse fuera del agua. Entonces lo capturaron y obligaron a regresar al mundo de los dioses.

Un gran renacuajo

El ajolote es un anfibio prehispánico de identidad nacional que parece un gran renacuajo con el cuerpo alargado, tronco compacto y cabeza grande. Tiene ojos pequeños y sin párpados.

Su boca, de gran capacidad, cuenta con dientes diminutos y una lengua retráctil. A la altura del cuello tiene tres pares de branquias laterales externas con las que respira, tomando agua por la boca y dejándola salir por las agallas.

El ajolote alcanza su madurez sexual entre los 12 y 18 meses de vida. Los machos son más delgados que las hembras, suelen tener la cabeza más larga y angosta, y poseen grandes glándulas alrededor de la cola.

Es una especie que vive de forma permanente en el agua y no sufre metamorfosis completa. A este fenómeno biológico se le llama neotenia y ocurre debido a que el desarrollo fisiológico o somático de su organismo se retrasa, produciendo adultos con características juveniles o embrionarias, las mismas que han permitido que el axólotl sobreviva a las deficientes condiciones ambientales de su hábitat.?

En peligro de extinción

El "perro de agua" es considerado casi extinto en libertad, siendo Xochimilco y Chalco, al sudeste de la Ciudad de México, su único hábitat natural.

Las causas son la captura de animales jóvenes que impide la reproducción de la especie, la desecación y contaminación de sistemas de canales y lagos, el consumo tradicional de la especie en forma de"mextlapique, tacos o caldo, así como la captura para usarlos con fines medicinales como el jarabe de ajolote. A ello se suma el problema de la introducción de especies exóticas en su hábitat como la tilapia y la carpa, factores que están amenazando la supervivencia del ajolote.

Cría del ajolote en cautiverio

  • Alojamiento
Cien litros de agua a una temperatura entre los 16 y los 18º C son recomendables para un par de ajolotes. La tapa del acuario debe garantizar una buena ventilación y su alimentación debe ser variada, incluyendo larva roja, trozos de pescado, mosquitos, peces pequeños y lombrices.

  • Condiciones de apareamiento y puesta
Una disminución y un repentino aumento en la temperatura del acuario (máximo 20ºC) son factores predisponentes para que el axólotl lleve a cabo el cortejo, se aparee y ovoposite.

Es por la noche cuando el macho coloca espermatóforos sobre el sustrato y la hembra los recoge con la cloaca para depositarlos en su espermateca.

La segunda noche la hembra comienza a depositar los huevos en grupos de cuatro a diez, los que se adhieren a las plantas y eclosionan entre 12 y 15 días después. La temperatura es un factor determinante en el tiempo de incubación.

  • El cuidado de las crías
Las crías de ajolote deben separarse de los padres para no ser devoradas. Es importante que el agua del acuario al que serán trasladadas sea la misma que tenían en el acuario anterior y se mantenga a una temperatura de 20º C.

Se aconsejan catorce horas diarias de luz sin variación en la intensidad, proporcionar la oxigenación adecuada para evitar la proliferación de hongos y tomar en cuenta que cuanto menor sea el pH mayor será la mortalidad embrionaria. Las larvas se alimentan a los dos días de nacidas con nauplios de artemia, gusanos grindal o larvas de mosquito.

Otras acciones de conservación

Además de la reproducción de la especie en cautiverio, existen otras acciones de conservación las cuales se centran en la mejora del lago de Xochimilco a través de la educación para la preservación del medio, el intento de incentivar el turismo ecológico y la puesta en marcha de trabajos de restauración del hábitat.