La ecología del planeta es un tema que recién en estas dos últimas décadas ha sido tomado en cuenta, pues antes de esto el planeta ha sido destruido por los humanos en un porcentaje preocupante.

La tala de árboles, la industria, la interminable producción de dióxido de carbono, las pruebas atómicas, la contaminación mediante desperdicios, los accidentes donde se riega petróleo en los mares, las guerras, el uso de recursos que no deberían ser usados y la expansión de las poblaciones han logrado desestabilizar el planeta, a tal punto de que ocurren fenómenos inusuales, que cada vez más van cobrando fuerza y van siendo más raros.

El calentamiento global, el derretimiento progresivo de los polos, los cambios bruscos de clima, terremotos de grandes magnitudes, tsunamis y la destrucción de la capa de ozono son las principales consecuencias del poco cuidado que ha tenido el ser humano con el planeta donde habita.

Con respecto al agua, las noticias han corrido sobre ciertos estudios científicos donde se habla de una considerable disminución del agua y la responsabilidad de las personas por ello.

Lo que afirman los estudios

Algunos estudios han hablado de una disminución porcentual de agua. Existen algunas actividades que realizan los humanos en donde utilizan más el agua y por ende, esta tiende a desperdiciarse mucho.

Los regadíos en la agricultura, la producción de energía hidroeléctrica en algunos países y el consumo doméstico de agua son las tres causas donde más agua se usa y también se desperdicia, por lo que autoridades de muchos países han hecho un llamado a sus poblaciones para que comiencen hacer conciencia y a cuidar un poco más el líquido vital.

Algunos científicos en Londres han pronosticado que para el año 2025 habrá una reducción considerable de agua, que estará entre el 60% y 70% de la cantidad actual y que esto se verá más reflejado en el Continente africano.

Esta disminución de agua provocará muchos problemas de salud en aquellos países con más carencia y algunos conflictos entre países que posean un poco más de la misma.

Otros estudios han revelado que el agua oceánica en la Antártica también ha tenido una disminución y las causas aún son desconocidas.

Algunos ríos, lagunas y lagos se han secado en estas últimas décadas debido al calentamiento global. Todas las fuentes de agua dulce accesibles para el humano representan apenas el 1% del agua total en el mundo, ya que el resto es agua salada, fuentes de agua subterráneas y agua congelada en los polos.

¿Se va a terminar el agua por completo?

Es un poco fantasioso pensar que en el mundo deje de existir el agua por completo. Para que pudiera ocurrir una acción así, la temperatura terrestre tendría que aumentar tanto para evaporar toda el agua, cosa que mataría a todos los humanos y a la mayoría de flora y fauna, debido a que sobre los 50° centígrados las condiciones serían inhóspitas.

Tendrían que pasar muchos miles de años para que la temperatura pudiera aumentar de esa forma y eso debería pasar hasta que se acumule la cantidad suficiente de CO2 en la atmósfera para poder calentar la tierra lo suficiente para acabar el agua y eso sin considerar que el agua se condense y vuelva a caer como lluvia.

La lluvia tendría que arrojar cada vez menos agua, hasta que llegue a un nivel donde ya no pueda llover porque no existirá nada que pueda evaporarse y para que ocurra algo así, tendrían que pasar miles de años con las mismas condiciones climáticas.

Tal vez es una exageración decir que el agua se va a terminar, lo que sí está ocurriendo es una disminución de las fuentes de agua dulce, que representará un problema a futuro cercano.

Algunas cosas que podrían frenar el problema

Las plantas hidroeléctricas deberían desaparecer y ser sustituidas por fuentes de energía no contaminantes como la energía solar.

Las personas podrían aportar tratando de cuidar el agua, cerrando las llaves, tratando de no gastar tanto en lavar ropa y duchándose el tiempo que se requiera para limpiar el cuerpo

Aprovechar al máximo las lluvias en las cuestiones agrícolas, para evitar utilizar demasiado el agua para consumo humano.

Solo los seres humanos tienen la solución a los problemas causados por su propia mano y no hay que esperar a que el problema se agrave para empezar a tomar conciencia.