Con el nombre de Lovebird (pájaro del amor) en inglés y con el de Inseparable en francés y castellano, se conoce al Agaporni (del griego: agapein-amor y ornis-ave). Estos calificativos se deben a los fuertes vínculos de pareja que establecen.

Características de estos simpáticos pájaros

Tienen plumaje de colores llamativos luciendo en cabeza y cuello un tono distinto al resto de las plumas del cuerpo. Algunos ejemplares pueden ser de más de dos colores y su pico, negro durante las primeras semanas, va perdiendo este tono desde la punta para dar paso a un tono anaranjado de madurez.

Su tamaño oscila entre los 13 y 16 cm de longitud, según la especie y pueden vivir hasta 15 años, algunos datos indican que la esperanza de vida puede venir determinada por la especie. Alcanzan la madurez sexual a los 9 meses y tienen puestas de entre 3 y 7 huevos.

El criador Dirk Van den Abeele distingue 3 grupos de Agapornis:

  • Grupo sexualmente dimórfico: A. pullarius, A. canus, A. taranta
  • Grupo de transición: A. roseicollis, A. swindernianus
  • Grupo personata: A. personatus, A. fischeri, A. nigrigenis, A.liliane
Las diferencias entre macho y hembra son apreciables por el plumaje en el grupo "sexualmente dimórfico", mientras que en el grupo "personata" no se aprecian diferencias. Lo más característico de este último grupo son un círculo orbital blanco o anteojos.

Domesticación

No es raro encontrar a estos pequeños loritos acompañando a sus amos por la casa. Lo cierto es que no son difíciles de domesticar pues estos fieles psitácidos eligen desde jóvenes su pareja. Así pues, el amo se puede convertir en la pareja del Inseparable.

Lo más recomendable es adquirir el ave siendo papillera para que se acostumbre mas fácilmente a la persona que va a ser su cuidadora. A los Agapornis les gusta mucho jugar por lo que se suigiere instalarle escaleras, espejos y algunos juguetes con los que entretenerse. También disfrutan mucho bañándose, por lo que si no tiene una "piscina" probablemente intentará echarse agua del bebedero.

Los Inseparables son cariñosos con su amo/a, pueden aprender pequeños trucos e incluso pueden llegar a articular palabras.

Alimentación del Agapornis

Se comercializan mezclas de semillas específicas para estas especies. También es saludable darle algunos aportes vitamínicos en forma de frutas y verduras frescas.

Uno de los principales problemas de los Agapornis es la muerte por inanición. Esto ocurre en el caso de las mezclas de semillas. Los pájaros las pelan y quedan las cascarillas en el recipiente de modo que si no se revisa con atención el comedero puede parecer que tiene comida mientras sólo quedan cáscaras. Para evitar esto se sopla y las cáscaras salen quedando en el fondo, puesto que pesan más, las semillas y pipas.

Durante la cría requieren una alimentación adicional que les proporcione un suplemento vitamínico y protéico.

Cómo se cría

El sexaje no es indispensable si el ave va a ser doméstica, aunque lo más frecuente es acabar sabiéndolo, especialmente si es una hembra. Las hembras pueden poner huevos no fecundados en ausencia de un macho.

Sin embargo, si el objetivo es que se reproduzcan es necesario conocer el sexo. Con método tradicional, explorando la separación de los huesos pélvicos, se puede detectar si es hembra (más separados), o macho. No obstante, hay que esperar hasta que el Agaporni sea adulto, no arrojando 100% de certeza. La prueba de ADN, en la que se precisa de arrancar entre 3 y 5 plumas al animal, es a día de hoy la más rigurosa.

El Agaporni como mascota

Un Lovebird es ideal para personas que les guste entretenerse con su mascota, además les harán mucha compañía. Puede aprender muchas cosas y si bien no todos se dejan acariciar sí les gusta posarse en su amo. Le gusta investigar la casa, por lo que hay que tener cuidado con puertas y ventanas. También repetir sonidos y algunos aprenden palabras. Pero con lo que realmente disfruta es dándose baños.