Recientes estudios demuestran que tener un nivel alto de ácido úrico (hiperucemia) aumenta las probabilidades de sufrir cardiopatías. Cuando sube el ácido úrico, disminuye el ácido nítrico, que es el encargado de que los vasos sanguíneos se contraigan y relajen. Si estos movimientos no se realizan de una forma correcta, aumenta la rigidez de los vasos sanguíneos, favoreciendo la hipertensión y el aumento del colesterol.

El ácido nítrico también se necesita para que la insulina absorba la glucosa. Muchas personas creen que solo el abuso de alcohol, carnes rojas y mariscos aumentan los niveles de ácido úrico, pero en realidad hay múltiples factores que pueden causar hiperucemia.

El organismo genera mucho áido úrico o no lo elimina bien

A veces se acumula porque el organismo genera mucha cantidad, pero también puede ser porque el cuerpo no lo elimine correctamente. El problema puede ser genético. Si los familiares más directos tiene problemas para regular el ácido úrico, es posible que se tenga tendencia a producir una mayor cantidad de ácido úrico que la que se necesita.

Consejo: cuando el aumento del ácido úrico es genético no se debe bajar la guardia. Si bien los típicos "ataques de gota" que provocan dolor intenso en el dedo gordo del pie o los cólicos renales pueden avisar de la presencia de una hiperucemia, en muchas ocasiones no provoca síntomas. Por este motivo es fundamental realizarse análisis de sangre periódicos para comprobar sus niveles

Cuando lo que falla es el riñón: un exceso de ácido úrico puede ser perjudicial para el riñón, aunque también se da la relación contraria. El riñón es el órgano encargado de filtrar el ácido úrico a través de la orina, y si no funciona correctamente, dicha sustancia puede acumularse en exceso, por eso tienen más tendencia a padecer hiperucemia las personas que sufren una inflamación crónica del riñón (nefritis).

Consejo: consultar con el especialista si se sufre dolor lumbar que se extiende hasta la parte delantera, acompañado de fiebre, orina escasa y de color oscuro o con sangre, y si los pies o rodillas están hinchadas.

Los medicamentos pueden influir. Ciertos diuréticos impiden que el organismo elimine de forma correcta el ácido úrico a través de la orina. Lo mismo ocurre con el ácido acetilsalicílico.

Consejo: si se está tomando esta clase de medicamento y se tiene tendencia a generar exceso de ácido úrico, se debe consultar al médico.

Lo que puede pasar si hay demasiado ácido úrico

  • Cólicos renales. El ácido úrico tiene la tendencia de acumularse en forma de cristales afilados en el cuerpo. Si estos cristales se eliminan por la orina en forma de piedras, pueden provocar cólicos renales y dolor intenso al orinar.
  • Ataques de gota. Los cristales pueden acumularse en las articulaciones, sobre todo, en las del dedo gordo del pie, y causar una inflamación dolorosa normalmente en la punta del dedo. Además, la piel de la zona se enrojece y sensibiliza.
  • Artritis crónica gotosa. Si los cristales de ácido úrico continúan acumulándose en las articulaciones durante mucho tiempo, puede aparecer dolor crónico en manos, muñeca y codos.

Otros factores que influyen en el aumento del ácido úrico

Puede ocurrir por no desayunar. Si no se desayuna, el organismo consume grasas en vez de azúcar para generar energía, y produce cetonas que dificultan la eliminación de ácido úrico por la orina.

Consejo: se deben realizar todas las comidas y evitar los alimentos ricos en purinas, ya que facilitan la creación de cristales de ácido úrico. Otro consejo es comer carne de conejo en lugar de carnes rojas.

Sobrepeso. Se sabe que ser obeso o tener sobrepeso dificulta la eliminación del ácido úrico de forma natural, y se relacion con un aumento de su producción. Un estudio realizado por el Colegio Americano de Reumatología demostró que por cada kilo que pierde una persona con sobrepeso reduce un 5% el riesgo de hiperucemia.

Consejo: intentar adelgazar, pero hacerlo paulatinamente para evitar ataques de gota durante el proceso.

Las bebidas. Según el Colegio Americano de Reumatología, las personas que consumen una bebida azucarada por día, tienen un 74% más de probabilidad de desarrollar gota que las que no consumen este tipo de bebidas. Esto se debe a que el exceso de sacarosa en el organismo produce sustancias que forman ácido úrico.

Se deben tomar precauciones también con el consumo de bebidas alcohólicas: consumirlas dos veces al día aumenta 2,5 veces el riesgo de gota. La levadura de cerveza, al ser digerida, también genera ácido úrico.

Consejo: además de evitar este tipo de bebidas, se deben tomar 2,5 litros de agua al día para facilitar su eliminación a través de la orina y prevenir la deshidratación, igualmente relacionada con niveles altos de ácido úrico.